Mujer intentó quemarlo por no atenderla y pedirle cubrebocas e Internet le da la razón a él

0
109

Como sabemos, actualmente no es posible ingresar a negocios y otros espacios sin el uso de cubrebocas, por lo que de acuerdo a las autoridades no se le debe congratular el servicio a los clientes que no usan este artículo, lo que ocasiona algunos problemas pero asimismo nos muestra el compromiso de algunos empleados, como el que verás a continuación.

Lenin Gutiérrez es un muchacho empleado de Starbucks en San Diego, California, y de acuerdo a los protocolos dictados por la empresa se negó a atender a una mujer que entró al recinto sin cubrebocas. Lo extravagante de la situación es que Amber Lynn Gilles, la mujer a quien no quiso atender fue quien compartió la historia, aunque para quejarse del “mal servicio” de este trabajador.

Amber esperaba el apoyo de la comunidad en Facebook, pero todo le salió exactamente al revés, ya que obviamente los usuarios de la red social le dieron la razón a Lenin, ya que lo único que hizo fue desempeñarse de forma responsable en este tiempo en el que todos debemos cuidarnos y bueno, ella quedó como la villana de esta historia.

Desafortunadamente esto ya ha tomado otros tintes, pues incluso algunos la han amenazado de asesinato a través de redes sociales, por lo que Amber manifestó que ella nunca amenazó a Lenin, y que sólo le dijo que entraba sin cubrebocas “porque no lo necesitaba”, encima aseguró que dos días antaño había comprado un par de cafés en ese mismo establecimiento y no le dijeron ausencia, pues siquiera lo estaba usando.

Ese día estaba en la caja, la mujer caldo sin cubrebocas y le pregunté si tenía uno y ella me dijo que no lo necesitaba. Le iba a mostrar un papel en el que se les pide a los clientes usar un cubrebocas, pero empezó a montar un revuelo.

-Lenin Gutiérrez

El bisoño comentó que ni siquiera era su intención el desmentir el servicio a Amber, pero de inmediato ella empezó a insultarlo y a la demás concurrencia que estaba en el particular les gritaba que son “una manada de ovejas”, pues todos estaban usando cubrebocas, así que no tuvo más remedio que pedirle que se retirara.

Pero ahí no terminó todo, sino que un hombre identificado como Matt Cowan decidió conexo a sus amigos que era adaptado darle una buena propina a Lenin, por contribuir a la seguridad de todos al acatar las medidas sanitarias, y al principio Cowan pensaba en reunir unos 1,000 dólares, así que inició una campaña en GoFundMe para obtener el patrimonio.

La sorpresa ha sido mayúscula, ya que hasta el momento de redactar el artículo se han recibido donaciones por más de 92,000 dólares, mismos que serán entregados a Lenin, lo que probablemente sea una de las mayores “propinas” en la historia, y sobre todo, un ejemplo de que las buenas acciones tienen su remuneración. Con ese efectivo, informó el trabajador, podrá cumplir su sueño de convertirse en bailarín profesional.