Municipales: ¿Cuál fue el efecto de la abstención en derrotas emblemáticas?

0
485
loading...

Santiago y Conchalí son dos de las 20 comunas con más inhibición en las elecciones municipales de 2016, con un 77,68% y un 74,09%, respectivamente. Pero ambas comunas cuentan con otro ambiente en popular: sus alcaldes fueron parte de los 79 ediles que no lograron la reelección.

En el caso de Santiago, Carolina Tohá (PPD) fue derrotada por 6.823 por el RN Felipe Alessandri, mientras que en Cerro Navia Luis Plaza (RN) fue superado por escasamente 954 votos por Mauro Tamayo, a quien en 2012 había vencido por amplio beneficio. 

¿Cuál fue el intención de la contención en estas y otras seis derrotas emblemáticas?  

Santiago: La derrota más dura de la Nueva Mayoría

Pasadas las 19:30 horas la superioridad de Felipe Alessandri era irremontable. Fue ahí que Carolina Tohá se comunicó con el militante RN para felicitarlo. Minutos posteriormente bajó hasta el centro de su comando para escudriñar la derrota frente a las cámaras. 

Tohá fue, a pleito del cientista político Kenneth Bunker, una de las afectadas por el aberración de la renuncia. Y en que en la comuna votaron 63.856 personas, lo que equivale casi nada a un 22,31% de los 302.535 inscritos en el padrón (77,68% de contención). Una emblema que marca una disminución respecto de 2012, donde un 32% concurrió a las urnas.  

Casi en sincronía con la depreciación en la décimo, en esta disyuntiva Tohá obtuvo 23.039 votos, lo que representa una pérdida de más de 20 mil sufragios en comparación a la sufragio de 2012, donde venció al UDI Pablo Zalaquett con 45.520 adherentes. 

La inhibición parece afectar a los alcaldes titulares. El castigo político que se esperaba de los casos SQM o Penta no parece ocurrir sido puntual para un sector, sino que para toda la clase política, y esto se tradujo en gentío castigando a los políticos más visibles, como Tohá”, sostiene Bunker.

El cientista político Gonzalo Müller señala que “sin duda” la contención ha sido un protagonista de esta sufragio. Pero sostiene que se trata de un aberración que igualmente se dio en 2012, donde la centroderecha precisamente perdió Santiago, Providencia y La Reina, comunas que ahora vuelven a ese sector.

Un coeficiente es la renuncia, otro es la evaluación del gobierno. Así como el gobierno de Sebastián Piñera enfrentaba una desprecio aprobación y eso afectó la sufragio, ahora pasa lo mismo con el gobierno de la Nueva Mayoría. Eso explica en parte la derrota”, agrega

Providencia: Matthei mantiene votación del sector y Errázuriz sufre importante desestimación

Providencia fue otra de las comunas donde la centroizquierda vivió una de sus mayores derrotas. Si acertadamente Josefa Errázuriz no pertenece formalmente a la Nueva Mayoría, el agrupación fue uno de los promotores de su repostulación. 

La derrota de la antiguamente dirigenta municipal se explica por la víctima en su votación más que por un plataforma de su contrincante, la ex ministra y candidata presidencial, Evelyn Matthei: mientras en 2012 derrotó a Cristián Labbé con 37.680 votos, ahora obtuvo 25.425. Una desprecio que permitió a Matthei resultar electa por amplio beneficio (32.092 votos), monograma que es muy similar a la obtenida por el coronel (R) en 2012 (29.967).

Así, una de las explicaciones posibles es que la depreciación en la décimo electoral en la comuna (que pasó de un 43,69% a un 37,72%) haya ido en directo perjuicio de la munícipe. Esto en medio de una comicios donde ya no estaba presente el denominado “factor Labbé”.  O sea, electores que se movilizaron a la comuna para sacar el significativo corregidor.

“La propia alcaldesa (Errázuriz) pone el tema diciendo ayer que había sido perjudicada por el error del padrón. Esto es admitir que personas que no vivían en Providencia, pero que votaban en la comuna, fueron trasladadas por los errores del padrón”, sostiene Müller.

Para Kenneth Bunker el “factor Labbé” puede ser “una explicación valida, pues las elecciones emblemáticas se tratan de clivajes. En la votación pasada era la idea de un gobierno ciudadano contra un corregidor con buena gobierno, pero con un pasado absoluto. En la disyuntiva pasada puede acontecer habido un interés por cambiar, pero la pregunta es por qué no votaron ahora. Algunos podrán opinar que hubo mala mandato, pero incluso pasa que ella ya no es un outsider de la política, y eso siempre tiene un costo”. 

Maipú: Dispersión de votos oficialistas

Más allá del aumento en la inhibición, los analistas sostienen que lo que gatilló el triunfo de Cathy Barriga en Maipú fue la dispersión de votos oficialistas y los cuestionamientos alrededor de el munícipe en deporte, Christian Vittori, por su vinculación al “Caso Basura”. 

Una monograma que respalda esta disertación es que Barriga fue electa con 35.343 votos, una sigla muy similar a la que obtuvo en 2012 su consorte, el hoy diputado Joaquín Lavín Valiente, en su frustrado intento por demorar a la alcaldía con más habitantes en la región metropolitana. 

Vittori –quien esta vez compitió como independiente delante la negativa de la DC por respaldar su postulación a raíz del “Caso Basura“- perdió la centro de los votos que obtuvo en 2012, pasando de 60.746 a 30.625 sufragios. En tanto, la carta oficialista Freddy Campusano registró 17.707 respaldos.

“Vittori es un caso simbólico del corregidor cuestionado, que decide imponerse por fuera, como un caudillo, pero que termina pagándolo con una derrota. El electorado castiga el manejo, el encontrarse vinculado a este tipo de escándalos”, señala Müller.

P.A.C: La derrota de la carta emblemática del PC

Fueron 12 mil las personas que dejaron de elegir en Pedro Aguirre Cerda en comparación a la alternativa de 2012. ¿Cuánto de eso se tradujo en la quebranto de más de 10 mil sufragios que registró la concejal del PC Claudina Núñez y que la llevaron a la derrota frente al independiente Juan Rozas?

Para Gonzalo Müller “en este caso la pérdida de apoyo tiene que ver con una gobierno débil. Incluso le pidieron primarias y ella se negó, esto provocó que Rozas compitiera como independiente y se impusiera por amplio beneficio”.

Para Kenneth Bunker en la derrota de Claudina Núñez hay una suerte de “castigo” cerca de el PC frente a una carta independiente. 

La sorpresa de Jorge Sharp y la caída de Castro

El triunfo del ex dirigente estudiantil, Jorge Sharp, fue sin duda una de las grandes sorpresas de la votación municipal. Sin requisa, su triunfo no se explicaría por la inhibición, que si perfectamente es ingreso  (69%) no aumenta de guisa significativa respecto de la selección pasada. 

Y es que el corregidor UDI Jorge Castro obtuvo 19.438 votos, la medio de los que recibió en 2012. Lo mismo ocurrió con la carta de la Nueva Mayoría Leopoldo Méndez (más conocido como DJ Méndez), quien sacó 19 mil votos, lo que representa una devaluación de más de 10 mil votos respecto de lo que registró en 2012 el DC Hernán Pinto. 

“Una teoría puede ser que frente a dos opciones tradicionales, y delante un corregidor concebido como corrupto y otro candidato como DJ Méndez que no estaba preparado para ser corregidor, optan por la tercera opción, que ni siquiera figuraba en las encuestas. Puede ser que la concurrencia de la Nueva Mayoría haya votado por Sharp”, sostiene Kenneth Bunker.

Un disección que comparte Müller, quien señala que Sharp finamente logró comprender al votante de “base” del pedrusco oficialista. En este contexto recuerda que incluso una ex ministra de Bachelet, Paula Quintana, renunció al PS para apoyar al representante del “Movimiento Autonomista”, cuyo principal referente es el diputado Gabriel Boric. 

Por otro costado, sostiene que “DJ Méndez que terminó siendo mucho más competitivo en el electorado de la centroderecha. Él le compitió mucho más a Jorge Castro que a Jorge Sharp”. 

La revancha de Mauro Tamayo en Cerro Navia

Próximo con Valparaíso, Cerro Navia fue otra de las derrotas  importantes de Pimiento Vamos. En la popular comuna de Santiago el concejal Luis Plaza fue derrotado por escaso beneficio Mauro Tamayo, independiente de la Nueva Mayoría. 

Luis Plaza sufrió una caída de más de 6 mil votos respecto de la comicios de 2012, en una sufragio donde la renuncia aumentó del 59% al 68,78%.

Plaza -quien al igual que Vittori ha sido cuestionado por su vinculación al “Caso Basura“- fue derrotado por el independiente de la Nueva Mayoría Mauro Tamayo, a quien el militante RN había vencido en 2012 por amplio beneficio. 

Esta es una derrota estrecha, que puede tener que ver con la contención o con los cuestionamientos. Sin duda que un corregidor que enfrenta cuestionamientos por mal uso de los posibles le termina pasando la cuenta, ya sea porque moviliza a sus contrarios o porque los suyos terminan no votando por él”, sostiene Müller.

Bunker comenta que “para los alcaldes que llevan muchos años es más fácil mantenerse porque tienen la maquinaria, pero si tienen problemas es más fácil que los castiguen. En este caso parece que hubo un desgaste durante su gestión y la gente premió una alternativa”. 

Con todo, para el cientista político, “no parece haber un efecto de la abstención como lo hay en las otras comunas”.

Punta Arenas: La caída de Bocazzi

Al igual que en Maipú, la división del electorado de la Nueva Mayoría pavimentó el camino para el triunfo del RN Claudio Radonich. El ex intendente del gobierno de Piñera se convirtió en corregidor de Punta Arenas con 15 mil votos, muy por sobre los 8 mil que registró la carta de la centroderecha de 2012, Sandra Enamorar. 

Mucho más debajo quedó el PS Ramón Lobos, con 6.576 votos, mientras que el presente concejal Emilio Bocazzi quedó relegado a un tercer área, con 5.588 sufragios. Una monograma que marca un claro contraste con los 16.144 respaldos que lo llevaron al sillón municipal en 2012.

“Este es un caso similar a Maipú. La división del electorado de centroizquierda permite al candidato de Chile Vamos ganar. Además, en ambos casos eran conocidos en la región. Barriga era Core y Radonich fue intendente. En esos casos lo peor que puede pasar es que los partidos se dividan”, sostiene Bunker. 

Macul: La derrota de un “vitalicio”

Uno de los ediles que sin duda se vio afectado por la inhibición fue el DC Sergio Puyol. En la comuna la décimo bajó de un 41,02% registrado en 2012 a un 31,21%.

La votación del denominado “alcalde vitalicio” cayó de los 16.436 registrados en las disyuntiva pasada a casi la medio: 9.975. Votos que lo dejaron muy por debajo del independiente Gonzalo Montoya, quien se transforma el segundo concejal de Macul desde el retorno a la democracia. 

Este es un claro caso de castigo al titular que lleva muchos abriles. Esto en contraposición del corregidor de Pudahuel (Johnny Carrasco) que lo eligieron por una séptima vez. A los titulares que llevan muchos abriles o los eligen por mucho o los echan. Y en este caso un independiente tuvo que hacer la pega”, sostiene Kenneth Bunker. 

Para Müller “el electorado no veía el beneficio de mantenerlo en el cargo. Su última gestión fue lenta, sin grandes avances”.

La Reina vuelve a la centroderecha

En 2012 la dispersión de votos en la centroderecha llevó al DC Raúl Donckaster a la alcaldía de La Reina. Un tablas que no logró repetir este 23 de octubre, tras ser superado por ajustado beneficio por el UDI José Manuel Palacios

“La Reina es una comuna tradicional de la centroderecha, el hecho de llevar una candidato único facilito la elección de Palacios. Sin embargo Donckaster tenía una gestión positiva y eso hizo más competitiva la elección”, sostiene Müller.

 

Fuente:T13.cl

loading...