Municipalidad de Vitacura se querella contra Raúl Torrealba: incluye testimonio de funcionaria clave que declaró haber entregado «dinero en efectivo» al exalcalde

0
106

La trama por las irregularidades en el municipio de Vitacura salpica cada vez más al exalcalde Raúl Torrealba. Al invasión en su casa y la incautación de computadores de la Municipalidad en el situación de esta investigación, se suma ahora la querella presentada por la municipalidad que hoy dirige Camila Merino (Evópoli) contra Torrealba.

De acuerdo a información de La Tercera, el memorial contencioso ya fue acogido a trámite en el Cuarto Auditoría de Seguro de Santiago, da cuenta de un eventual fraude al fisco por parte del exjefe comunal, quien estuvo a cargo del municipio por un periodo de 25 abriles.

La querella alude al afirmación de Antonia Larraín (45), sobrina de Domingo Prieto -expresidente y representante justo del Consejo Específico de Deportes, Vita Sanidad y Vita Deportes e imputado- e íntima amiga de una de las hijas de Raúl Torrealba, quien por 16 abriles se desempeñó como funcionaria de la Municipalidad de Vitacura, y desde julio de 2018 asumió la Dirección de Avance Comunitario.

«Casi nada comenzó a habitar el cargo, el imputado Torrealba le señaló que todos los meses ella recibiría del imputado Prieto un sobre con suma aproximada de $ 5.000.000, lo que efectivamente ocurrió hasta el mes de diciembre de 2020», dice parte del documento firmado por Mauricio Irarrázabal, director de Consultoría Jurídica.

Irarrázabal detalló frente a la neutralidad que «con término 19 de agosto de 2021, se acercó hasta mis oficinas en la I. Municipalidad de Vitacura una funcionaria municipal que desempeñaba un cargo de confianza de la distribución aludido -cuya identidad se encuentra en conocimiento del Tarea Manifiesto-, manifestándome que desde hacía aproximadamente tres abriles y hasta el cambio de sucursal municipal, ocurrida en el mes de julio, manipuló mensualmente sobres de monises conteniendo aproximadamente la suma de $ 5.000.000 en hacienda efectivo, que recibía, entre otros, de Domingo Prieto Urrejola y de Arnaldo Cañas y que entregaba personalmente al corregidor Raúl Torrealba».

Cuando se realizaron los allanamientos en las distintas reparticiones y las casas de Torrealba y Prieto, se tomó en consideración el refrendo de Antonia Larraín. Otra afirmación que hizo, es que para la semana de la chilenidad recibía el monto de 3 millones de pesos para costear todo lo relacionado a la celebración del 18 de septiembre, pero que siempre le sobraba cerca de 1 millón, el cual tenía que entregar al corregidor Torrealba.

La querella relata el rol que cada funcionario jugó en esta trama que hoy complica al exalcalde Torrealba, que de acuerdo a la Policía de Investigaciones (PDI), serían parte de triangulaciones de pasta proveniente del municipio, que terminó en manos de privados y del propio exjefe comunal. El documento señala que «conforme a la información recibida hasta el momento de fuentes confiables, que el Servicio Manifiesto ya conoce, al interior de las organizaciones comunitarias Vita Emprende y Vita Deportes se ha observado un gran desorden burócrata, que incluye el registro de gastos que no cuentan con el oportuno respaldo y la inexistencia de estados financieros actualizados».

Asimismo, la querella todavía hace mención de servicios que fueron pagados y que no se prestaron: «Se ha detectado la existencia de pagos por cuantiosas sumas de cuartos, presumiblemente provenientes del suscripción de las subvenciones municipales recibidas por dicha estructura, a Arnaldo Andrés Cañas González, quien se desempeñaba como contador de la misma. Sólo en el mes de enero de 2021, el señor Cañas recibió de dicha entidad tres cheques que fueron pagados todos con momento 13 de enero de 2021, por las sumas de $ 10.000.000, $ 12.930.000 y $ 38.065.589, respectivamente, todas las cuales fueron registradas como ‘fondos por rendir’ y no tienen como contrapartida ninguna prestación o servicio conocido».

Una situación similar ocurría en el programa Vita Deportes. La querella detalla que el mismo contador habría recibido en enero de este año tres cheques  por las sumas de $ 3.093.540; $ 2.915.500; y $ 13.984.75. Sin confiscación, estos dineros «no tienen como contrapartida ninguna prestación o servicio conocido».

«Lo aludido significa que, sólo durante la primera quincena de enero de 2021, el señor Cañas recibió de parte de las dos organizaciones mencionadas, sin motivo para ello, la suma total de $ 80.939.380 que no tienen como contrapartida ninguna prestación o servicio conocido y que, si se proyectan en el tiempo de funcionamiento de las organizaciones comunitarias funcionales antiguamente mencionadas, podrían comprometer una parte relevante del patrimonio municipal otorgado a través de subvenciones, dañando directamente a los vecinos de la comuna», sostiene el documento.