Niña pide a los Reyes Magos unos taquitos al pastor y un refresco en vez de juguetes

0
43

El Día de Reyes es una término singular en varios países, y en varias ciudades incluso es más relevante que la Navidad, ya que es la momento en los niños reciben sus regalos, que ya lo sabemos, son juguetes, bicicletas y ahora juegos de video y una amplia variedad de dispositivos electrónicos, pero Teresa, una pequeña de siete abriles que vive en Veracruz, México, pensó que ya tenía demasiados juguetes, así que eligió lo que más le gusta: Unos tacos al pastor, eso sí, con su respectivo refresco.

La madre de esta pequeñita compartió la carta que le escribió a los Reyes Magos, y es que según contó, su hija consideró que ya tenia demasiados juguetes y como ha sido un año difícil para ella era suficiente unos tacos al pastor, acompañados de un “Squirt quita sed”, un refresco de toronja que es el preferido de Teresa. Y eso no es todo, asimismo le dijo a su madre que podía regalar los juguetes que fueran para ella a otros niños que no recibirían ausencia en esa término.

Sus padres son bomberos y siempre le han inculcado el valencia de ayudar a los demás, poco que esta pupila ha aprendido muy proporcionadamente, ya que desde el año pasado pidió solamente un refresco de toronja, de esos que tanto le gustan, y que los juguetes incluso se los dieran a niños que no tienen las mismas oportunidades que ella, por lo que su historia de inmediato se hizo vírico, y claro, recibió su premio.

Al percibir esta historia, los dueños de una taquería en la ciudad de Xalapa, donde vive Teresa y su grupo, se dieron a la tarea de localizarla y le regalaron un kilo de carne al pastor, con sus tortillas, cebollitas y todo lo necesario para que se hiciera sus tacos, y no podía humillar su refresco de toronja, con lo que hicieron existencia su deseo, adicionalmente de inspeccionar su crema y solidaridad con los demás.

A veces creemos que para que los niños estén felices hay que llenarlos de regalos, de los juguetes más costosos, pero Teresa nos pone el ejemplo de que lo que verdaderamente nos llena de ventura es poder hacer felices a otros, y claro, darse un satisfacción de vez en cuando, como disfrutar de unos deliciosos tacos al pastor con un refresco de toronja, o del sabor que más te guste. Con eso es más que suficiente.