Niña tiene un lindo gesto con su compañera y hace llorar a la profesora

0
45

Para nadie es un secreto que la situación económica flagrante de muchos padres y representantes está pasando por su peor momento y se les hace casi inverosímil cubrir las deposición básicas de sus pequeños niños como escuela, comida, ropa y calzado.

Pero definitivamente los niños no dejan de sorprendernos y darle lecciones de vida a los adultos con acciones impregnadas de liberalidad, bondad, inclinación y sobre todo compasión en esta pandemia.

Este es el caso de Isabela que al ver que aumentó su talla de zapatos tomó la grandiosa valor de regalar los que ya no le quedaban a una de sus compañeras en vez de botarlos.

Mary Moraes fue la afortunada maestra que pudo presenciar este tierno semblante y comentó aun nostálgica y con lágrimas en sus luceros “todavía me estoy reponiendo de tan inesperado y emotivo gesto”.

“Considero que los padres de Isabela deben sentirse muy orgullos de ella, de la educación y títulos que le han inculcado, porque siendo realistas acciones cómo está no se ven muy a menudo”.

Isabela entró a clase de clases y le pidió permiso a la maestra Mary para realizar un anuncio y fue allí cuando dijo “estos lindos zapatos ya no me quedan porque son talla 26 y quiero regalarlos”. En ese momento su compañera manifestó que a ella si le quedaban ya que era su talla.

Esa pupila llevaba unos zapatos en muy mal estado y encima le quedaban pequeños, así que el aspaviento de Isabela fue un gran alivio para ella y sus padres.

Isabela inmediatamente se arrodilló frente a su compañera y le puso los zapatos nuevos. “En su hermoso rostro se veía su felicidad y satisfacción por el hecho de estar ayudando a su compañera”.

La maestra logró capturar este momento único y al transmitir las fotos en sus redes sociales bastaron sólo algunos segundos para que causaran furor entre millones de personas que dejaron sus mensajes de felicitaciones para Isabela por ese hermoso ademán y gran escarmiento de vida.

“El mundo necesita de más personas y niños así, de corazón humilde, prestos a ayudar y brindar una mano amiga para él más necesitado”.

“Definitivamente los buenos somos más y esta niña lo demuestra al desprenderse de sus posesiones solo por ayudar a los demás”.

Comparte esta publicación y déjanos tu comentario sobre la osadía que tuvo Isabela de regalar sus zapatos y si consideras que este tipo de acciones deberían hacerse vírico no solo en los niños sino asimismo en los adultos para así dejar a un costado el egoísmo.

La entrada Pupila tiene un guapo ademán con su compañera y hace rezumar a la profesora se publicó primero en Porque no se me ocurrio.