Niño de 5 años se roba la camioneta de su papá para ir a comprar un Lamborghini

0
116

Cuando un irreflexivo de cinco abriles de etapa dice que va a comprar un Lamborghini, uno se imagina que irá a la juguetería y pedirá una réplica a escalera para ponerse a retozar en su habitación, pero no siempre es así. La policía de Utah, Estados Unidos, detuvo una camioneta y su sorpresa fue mayúscula cuando vieron que el conductor era un pequeño de cinco abriles, y más se sorprendieron cuando les dijo el motivo por el cual conducía el transporte que le robó a su papá.

El oficial de policía Nick Street viajaba en su patrulla cuando vio que una camioneta circulaba muy sosegado en una vía rápida, adicionalmente de tener problemas para tomar una curva, por lo que pensó que tal vez el conductor tenía una emergencia médica u otra dificultad, así que le indicó detenerse. Por supuesto que nunca esperó encontrar que el conductor era un chiquillo, quien estaba sentado al borde del asiento del chofer y con los dos pies en el pedal de freno, por lo que lo ayudó a apagar el transporte.

La explicación que dio el beocio de permanencia fue todavía más sorprendente: se dirigía de Utah a California para comprar un automóvil Lamborghini… Bueno, es que le gustan mucho esos automóviles y quería tener uno propio. Así de simple.

Su historia es que se fue de la casa luego de discutir con su mamá, en la que ella le dijo que no le compraría un Lamborghini. Decidió que tomaría el coche e iría a California para comprarse uno él mismo. Se quedaría corto en cuanto al precio de importación, porque sólo tenía 3 dólares en su billetera.

Mientras esto sucedía en carretera camino a California, sus dos padres se encontraban ocupados en el trabajo y su hermano adolescente estaba a cargo de cuidarlo, pero ni cuenta se dio cuando el gurí tomó la camioneta y se enfiló a la autopista. Queda en manos de las autoridades determinar la condena que recibirán los padres, ya que este pequeño se puso en un peligro muy importante a sí mismo y a otros conductores, y el objetivo es cerciorarse de que poco así no vuelva a ocurrir.

Por lo pronto, al menos los papás le pueden explicar que no tiene que conducir hasta California para poder comprar un Lamborghini, y que necesitará un poco más de 3 dólares, mucho más, para poder pagarlo. Una historia de verdad increíble, y que definitivamente no puede replicarse. En esta ocasión el beocio tuvo suerte de no sufrir un azar que pudo ser sombrío.