Niño gasta 700 dólares en películas para adultos; su mamá pidió ayuda a tías y primas

0
287
loading...
loading...

Caballeros, ¿recuerdan la primera vez que los atraparon viendo películas para adultos? ¿No? ¿Solo a mí? Bueno… La experiencia es trágica, pues de verde (y aún de adultos) no quisieras que tus padres se enteraran que pasas tus momentos a solas jalando al ánsar.

Algunos optaban por conseguir revistas, otros más ponían el canal de las conejitas y trataban de eludir la mala señal, todo era válido en aquellos tiempos. Ahora todo es más sencillo, y esta graciosa historia nos lo evidenciará.

Una madre se enfureció al descubrir que su pequeño de 11 abriles veía películas para adultos. Probablemente no le molestó la correr, sino que tuvo que remunerar casi 700 dólares por películas que su engendro, Boo, había metódico.

La mujer estaba muy enojada, y escribió en un corro de chat donde estaban su madre, su tía y su prima, para desenmascarar al chiquillo alfa. La prima en cuestión, Deneka, encontró todo este problema proporcionado hilarante, y nos hizo el atención de compartirlo al mundo adyacente al hashtag #TeamBoo.

Cousin

Daneka explicó que la mamá de Boo les estaba platicando de un nuevo restaurante donde había ido a engullir. Estando ahí decidió enriquecer su cuenta de cable con el teléfono y  vio que eran casi 700 dólares de deuda.

Obvio, esto la sorprendió, así que comenzó a revisar la nota y descubrió que algún había cargado 290 dólares de películas para adultos a su cuenta a nombre de su hijo de 11 abriles.

Cousin1

La mujer se enfureció tanto que no esperó a que su hijo llegara a casa, fue por él hasta la escuela. “Mi madre odia que los chicos sean reprendidos con nalgadas cuando hacen algo malo, así que intentó calmar a mi tía, pero a mi me resultó gracioso, por eso la comencé a molestar”, dijo Daneka en Twitter.

Pero lo más cómico, según esta chica, es que él chiquillo compró películas para adultos, ¡cuando todo está en internet de forma gratuita!

cousin2

Como sea, lo hecho, hecho está y, aunque en un principio Boo negó suceder comprado los filmes, terminó aceptando su error diciendo “sólo quería ver unas películas”.

Como castigo, el chiquillo tuvo que suprimir la casa entera; barrer, trapear y fregar los platos, lo cual le pareció desgastante, se ofendió y se encerró en su cuarto, lo que quiere afirmar que está castigado por lo que le queda de vida…

cousin3

La mamá de Boo terminó cambiando de proveedor de cable y no lo instaló en su habitación…

risas

loading...