Niño héroe de 7 años nadó una hora hasta llegar a la playa para pedir por ayuda por su familia

0
69

El heroísmo se trata simplemente de hacer lo que sea necesario para ayudar a otras personas, por eso el pequeño Chase Poust es un héroe en todo el sentido de la palabra.

Este peque de siete abriles salió de pesca con su padre Steven y su hermana Abigail de cuatro abriles, en un lata por las costas de Jacksonville, en Florida. Pero lo que solo era un fin de semana de diversión estuvo a punto de convertirse en una verdadera tragedia.

A posteriori de ahondar en el agua a través de río St. Johns, el padre ancló el lata para comenzar a pescar y sus hijos se metieron al agua para nadar cerca. La pequeña Abigail llevaba un chaleco flotador, pues en Jacksonville la ley establece que cualquier infante de seis abriles o menos debe usarlo al estar en un salto.

Chase y su hermana estaban en al agua, agarrados del rebotadura, pero conveniente a una robusto corriente ella se soltó y fue arrastrada. El crío se soltó para ayudar a su hermana, pero igualmente terminó siendo atrapado por la corriente.

El padre de entreambos saltó al agua para ayudar a sus dos hijos, pero sabiendo que Chase era mejor bañista se enfocó en su hija. Entonces el peque entendió que todo dependía de él y comenzó a nadar cerca de la orilla. El papá lo vio alejarse mientras trataba de exceptuar a Abigail.

Le dije que lo amaba porque no estaba seguro de lo que iba a producirse. Traté de quedarme con ella todo el tiempo que pude, con los dos. Me cansé y ella se alejó de mí.

– Steven Poust

El pequeño Chase nadó en dirección a la orilla, tomando unos breves descansos flotando de espaldas para recuperar fuerzas. Tardó una hora en arribar a la orilla y en cuanto estuvo en tierra, corrió para pedir ayuda en la casa más cercana que encontró.

Con ayuda de los vecinos llamó al 911 y consiguieron alertar al sección de bomberos y rescate de Jacksonville, a la estructura de ayuda Florida Fish y a la Comisión de Conservación de Vida Salvaje. El punto era avisar a varias dependencias para que la más cercana y rápida llegara hasta Steven y Abigail.

Los grupos de rescate respondieron y lograron calar a tiempo para excluir a la pupila y al padre de fallecer ahogados. Fue un prodigio que el pequeño Chase llegara a la orilla nadando y fue por eso que la clan pudo retornar a su hogar sana y salva.

Chase se convirtió en un héroe y de verdad se merece un gran aplauso de estima y respeto. Qué bueno que tomó clases de buceo y fue la diferencia entre una tragedia y una historia de rescate.