Niño prodigio: a sus 12 años estudiará la carrera de Física Biomédica en la UNAM

0
78

Algunos creían que “era puro cuento” de sus padres, cuando decían que Carlos Antonio Santamaría Díaz, de 12 abriles de existencia, estaba preparado para ingresar a la Universidad Doméstico Autónoma de México (UNAM), y estudiar la carrera en Física Biomédica.

Lo más complicado ha sido que lo aceptaran en la universidad, y de hecho, es la primera vez que esta institución, la de veterano prestigio en México, acepta a alguno de esta vida como un escolar regular en una de sus licenciaturas.

Desde que era todavía más pequeño ha estudiado diplomados en algunas facultades de esta universidad, como la de Química, Ciencias Genómicas y la de Investigaciones Materiales, y todos los concluyó con excelencia.

Niño genio mexicano

Esto le valió el que desde los 9 abriles fuera invitado a la Cámara de Diputados en México, donde ocurrió poco simpático, pues les dijo a los políticos:

No, yo no quiero ser diputado; no quiero ser como ustedes.

Por si faltaba una muestra más de su inteligencia…

Carlos Santamaría en la Cámara de Diputados

Para alcanzar que lo aceptaran, tuvo que acreditar los conocimientos de la educación secundaria y la preparatoria, a través de unos intensos exámenes, y el propio Carlos comentó:

Lo más difícil fue que mis papás convencieran a las personas de que me dejaran hacer los exámenes de secundaria y bachillerato, porque decían que seguramente era puro explicación.

Sin confiscación, este pequeño les demostró que es una sinceridad, ya que aprobó esos exámenes y igualmente el de admisión para la UNAM.

Carlos Santamaría entra a la UNAM

El secreto, dice Carlos, es nunca rendirse:

Es estarle dando, nunca asegurar ‘no se puede’, me voy a regresar a la primaria. Siempre hay una forma de entrar. Incluso estudié por Internet, así he aprendido biología, cálculo, pero encima, hay que tener el apoyo de toda tu comunidad, es lo más importante. Mis padres han hecho más que yo, ellos han preparado todo y yo solo estudio y apruebo los exámenes, pongo la última pizca para suceder a lo próximo.

Carlos Santamaría y familia

Su objetivo, ha dicho, es construir una mitocondria desde cero, estudiarla, y tener una colonia de mitocondrias que se pueda desarrollar, para luego crear los demás organelos, hasta poder reproducir completamente una célula.

Con esto, explica Carlos, se podrían renovar las células y montar a la cura de enfermedades para las que, hasta hoy, no existe un tratamiento eficaz.

Carlos Santamaría en clase

La tenacidad y dedicación de este inteligencia lo ha llevado hasta donde está, y sabe que no ha sido, ni será un camino posible, pero aclaró:

Solo quiero estudiar; si me cierran las puertas, me meteré por las ventanas.