Niño que juega en el Sevilla dona su beca para que puedan operar a su mejor amigo

0
94

Las historias de decano compañerismo y desprendimiento de las cosas materiales por lo regular nos las regalan los niños, tal vez para recordarnos que aunque sigamos creciendo nunca debemos dejar de sorprendernos y, sobre todo, de ayudar a nuestros amigos cuando enfrentan alguna adversidad, como sucede cuando están enfermos.

Francis tiene 8 abriles de época y es componente de la categoría Pececillo del Club Sevilla de Futbol. Como son los futuros jugadores del equipo de primera división, tratan de cuidarlos lo más posible, así que este pequeño como el resto de sus compañeros recibe una subvención mensual de 550 dólares para que cubra los gastos de transporte para ir a los entrenamientos.

Diariamente tiene que recorrer una enorme distancia para poder presentarse a sus prácticas deportivas, pero con la pandemia de coronavirus por el momento están suspendidos los trabajos en el club, lo que le permitió evitar dos meses de su chía, es sostener, 1,100 dólares, tal vez con la idea de comprarse un balón nuevo, unos zapatos deportivos, etcétera… Pero poco se presentó antiguamente…

El futbolista tiene un amigo: Hugo, quien padece de una malformación en los huesos que lo ha llevado a someterse a 18 cirugías, lo que implica dolor, cansancio y por supuesto un consumición crematístico. Este párvulo adicionalmente es vecino de Francis, por lo que tienen una relación muy cercana, y posteriormente de esto es seguro que lo será más.

Los padres de Hugo publicaron un mensaje en un diario nave, adicionalmente de redes sociales, para solicitar el apoyo de otras personas y poder fertilizar la operación de su hijo en el Hospital de Madrid, ya que no cuentan con los posibles suficientes. Cuando el ludópata del Sevilla supo de la situación, no dudó en ofrecer los dos meses de prebenda que tenía guardados.

Vi en el revista que necesitaba ayuda y le pedí a mis padres ayudarle. Ellos me dieron permiso y con el metálico que nos ingresa el Sevilla para desplazamientos, tenía unos pequeños ahorros y decidí ayudarle.

—Francis

No sabemos cuál será el futuro de este pequeño en el futbol, pero sí podemos afirmar que será una gran persona, capa de reparar el dolor de los demás y hacer lo que esté en sus manos para ayudar. Y claro, incluso estamos seguros de que Hugo tiene un gran partidario, un excelente amigo, y eso no siempre es obvio de encontrar.