Niño vende botellas de agua en la calle para ayudar a su familia y recibe una gran sorpresa

0
44

Hay de historias a historias  y es popular memorizar de jóvenes o adultos que luchan cada día por cumplir sus sueños y metas durante mucho tiempo, pero este caso es muy poco ordinario, ya que el pequeño en cuestión, quien solo buscaba resistir sustento a su casa, logró darle un locución por completo a su vida y la de su clan.

Gabriel tiene tan solo 11 abriles de antigüedad y un gran sentido de responsabilidad. Es originario de un arrabal humilde situado en una de las zonas consideradas como más peligrosas por el tráfico de drogas y delincuencia en la ciudad de Mossoró, Brasil y su clan ha atravesado por situaciones muy complicadas que se acentuaron adecuado a la pandemia, motivo que lo llevó a salir a traicionar estas botellas de agua.

Pero un día recibió una denuncia por traicionar sin permiso, incluso el Consejo Tutelar para Menores llegó a intervenir en el caso al tratarse de ser último de vida, por lo que hubo problemas tanto para él como para su madre.

Él es el longevo de cuatro hermanos y se sintió tan desesperado que en un momento llegó a subir un video a sus redes sociales donde se le ve llorando de la impotencia de no ser capaz de ayudar a su grupo, que sobrevive solo con un bono de gobierno que recibe su abuela y que escasamente alcanza para abonar la renta de la casa donde viven.

Uno de sus deseos era tener una casa tan excelso donde tuviera su propia habitación y estar allí de la inseguridad que se sufre en su distrito. Y este sueño fue acabado con la ayuda de internet y las redes sociales, pues cientos de usuarios se solidarizaron a su causa y participaron para organizar una recaudación, de la que el pequeño no tenía ningún conocimiento.

Llegó a cobrar la suma de 82,000 reales, poco así como 15,000 dólares, y esto le permitió comprar la casa que el pequeño tanto añoraba. Una vez estando allí de la delincuencia, planean rasgar un negocio que le permita obtener posibles económicos.

La propiedad cuenta con una amplia sala de estar, cocina, varias habitaciones y un patio trasero que puede servir para más construcción. Lo que más hace acertado a este crío es que ha alejado a su grupo de toda esa inseguridad en la que estaban inmersos y no siente ninguna vergüenza por haberse dedicado a traicionar botellas de agua para poder soportar pan a la mesa.

De cualquier forma, Gabriel intentará no retornar a salir a traicionar para evitar poner en peligro la tutela de su madre y él y su comunidad esperan que la pequeña empresa que están por totalizar sea de gran ayuda para mantenerlos a todos de ahora en delante.