Niños arman una manifestación con todo y carteles porque en su vecindario no los dejan jugar

0
166

La dispositivo habitacional en la que viven varios niños, en Colombia, tiene cerrado el parque del empleo desde hace 3 abriles, bajo el pretexto de que no se tienen suficientes fortuna para rehabilitarlo, pero ya es demasiado tiempo para que no se haya hecho ausencia al respecto.

Por si fuera poco, la dependencia anunció recientemente que estaba prohibido envidiar en los pasillos y esto fue lo que colmó la paciencia de un cebado asociación de pequeñines. Como seguramente han manido que lo hacen los adultos, salieron con carteles para exigir su derecho a espacios de grupo.

Delante la situación que para ellos es agobiante, decidieron reunirse y tomar medidas al respecto. Lo primero que pensaron fue en pintar carteles para exponer sus demandas y realizar su manifestación, eso sí, completamente pacífica.

Con toda neutralidad solicitan un espacio para divertirse, ya que si correctamente pueden corretear en sus hogares, igualmente requieren valer y compartir momentos con el resto de los vecinos. Probablemente han trillado en las noticiario que cuando los adultos tienen alguna exigencia salen a las calles y se manifiestan, y así lo hicieron.

Por supuesto que esto ha llamado la atención en redes sociales, pero no solo por ser poco divertido, sino porque desde pequeños están aprendiendo a defender sus derechos.

Adentro de los derechos fundamentales de los niños se encuentra el de poder arriesgar, y es que esta es una de las actividades principales para mantenerlos emocionalmente estables, encima de que favorece el contacto social, la adquisición de reglas y límites, el control de impulsos, entre muchas otras cosas.

Al queja de: “¡Queremos el parque!”, los menores dejaron aceptablemente clara su postura y ojalá que los padres incluso se integren a esta petición, pues es en beneficio de todos. Asimismo hablaron directamente con la administradora, pero hasta el momento la respuesta sigue siendo que no tienen efectivo suficiente para habilitar el espacio.

No sabemos qué otras medidas tomarán si no les resuelven su situación, pero de poco podemos estar seguros: no se quedarán con los brazos cruzados.