“No entiende cuáles son los límites”: la delicada situación de Trump tras revelaciones sobre el FBI y Rusia

0
473
loading...
loading...

Donald Trump ha tenido momentos duros desde que asumió la presidencia de Estados Unidos, pero difícilmente como estos días en que su credibilidad parece desafiada a cada hora.

Este martes fue la aviso de que Trump pidió en febrero al entonces director del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), James Comey, rematar con una indagatoria sobre los nexos de su exconsejero de seguridad doméstico con Rusia.

Un día antaño fue la revelación de que Trump expuso datos en extremo confidenciales sobre el autodenominado Estado Islámico en una reunión con el canciller y el embajador rusos.

Entreambos asuntos tienen un popular denominador: fueron reportados por medios de prensa estadounidensesy negados por la Casa Blanca.

Todavía colocan a Trump en una posición delicada -con llamados desde el mesa demócrata a una investigación independiente y cuestionamientos sobre si el mandatario trató de obstruir el curso de la justicia- y arrojan dudas sobre la forma en que se maneja el presidente de la longevo potencia universal, no solo respecto a Rusia.

“Estas dos novedades encajan con la impresión general de que (Trump) carece de la experiencia en gobierno para entender cuáles son los límites adecuados”, dijo James Campbell, profesor distinguido de ciencia política en la Universidad de Bisonte.

“Disminuyen aun más la influencia del presidente y su credibilidad”, sostuvo Campbell en declaraciones a BBC Mundo.

Los apuntes de Comey

La mensaje sobre el pedido de Trump a Comey fue publicada este martes en primer oportunidad por el diario The New York Times, con colchoneta en apuntes que el entonces director del FBI tomó de un combate con el presidente en febrero.

“Espero que puedas dejar pasar esto”, le dijo Trump a Comey, según el publicación, aludiendo a la investigación de los vínculos de su exconsejero de seguridad doméstico, Michael Flynn, con Rusia.

El impacto que esto ha causado es extenso, sobre todo porque Trump despidió abruptamente a Comey la semana pasada, por razones poco claras.

La Casa Blanca negó en un comunicado que el presidente le haya pedido a Comey “ni a nadie que pusiera fin a ninguna investigación, incluyendo cualquier investigación que involucrara al general Flynn”.

Pero la información de que Trump presionó a Comey fue rápidamente reproducida por otros medios de información de EE.UU., citando a allegados a Comey que vieron sus apuntes privados.

¿Obstrucción de honestidad?

Como los apuntes de un agente del FBI suelen ser presentados frente a la equidad como un registro confiable de hechos, surgen cuestionamientos sobre si Trump pudo acontecer cometido un delito de obstrucción de ecuanimidad.

“Pedirle al FBI que abandone una investigación es obstrucción de la justicia”, indicó el senador rival demócrata Ted Deutch en Twitter.

Expertos legales creen que -a yerro de que se conozcan todos los detalles de las conversaciones entre Trump y Comey- el presidente podría eventualmente confrontar ese cargo si buscó interferir en una investigación del FBI sobre vínculos de sus colaboradores con Rusia.

Pero para que la inculpación prospere, habría que demostrar que tuvo intenciones de corromper la investigación, lo cual puede resultar difícil.

La denuncia igualmente podría ser motivo de impeachment o pleito político a Trump, como sugirió el senador Deutch.

De hecho, los dos referencias más recientes de impeachment en EE.UU. fueron por presunta obstrucción de la rectitud: Richard Nixon en 1974 y Bill Clinton en 1998.

Como el Partido Republicano de Trump controla el Congreso, incluso parece improbable en este momento que pueda prosperar un pedido de inteligencia político.

Sin requisa, hay señales de que los republicanos están cada vez más impacientes con Trump.

Jason Chaffetz, un republicano que lidera el comité de supervisión de la Cámara de Representantes, pidió al FBI en la tenebrosidad de este martes que entregue todos los registros de conversaciones de Trump con Comey, desde apuntes hasta grabaciones.

Adicionalmente de indagar a Flynn, el FBI mantiene una investigación sobre posibles nexos entre la campaña electoral de Trump y Rusia, el país que según agencias de inteligencia locales intentó interferir en los comicios estadounidenses de 2016.

Trump indicó la semana pasada que el asunto de Rusia tuvo que ver con el despido de Comey —contradiciendo la interpretación original de la Casa Blanca— y advirtió al exdirector del FBI que sería mejor que no haya grabaciones de las conversaciones entre los dos.

“Derecho absoluto”

La controversia sobre los apuntes de Comey surge casi nada un día a posteriori de que el diario The Washington Post informara que Trump reveló a Rusia información mucho clasificada sobre Estado Islámico.

Allí de desmentir ese reporte, como lo hizo inicialmente la Casa Blanca, Trump defendió su audacia vía Twitter este martes.

“Como presidente quise compartir con Rusia (…) lo cual tengo el derecho absoluto de hacer, hechos concernientes al terrorismo y la seguridad de vuelos aéreos”, indicó el mandatario.

Explicó que lo hizo por “razones humanitarias” y porque quiere que Rusia intensifique su lucha contra Estado Islámico y el terrorismo.

De hecho, distintos expertos descartan que Trump haya violado la ley al revelar información clasificada.

“Como presidente, tiene el poder constitucional de tomar esa decisión”, señaló a BBC Mundo Robert. F. Turner, un marcial retirado de EE.UU., exconsejero de la Casa Blanca en temas de inteligencia y director asociado del Centro para el derecho de seguridad doméstico en la Universidad de Virginia.

Sin secuestro, esto es gastado como un hecho difícil para EE.UU., tanto a escalera general como doméstica.

“Que no sea ilegal no significa que (lo que hizo Trump) sea algo apropiado o bueno”, dijo Jordan Tama, un práctico en el diseño de política extranjero y de seguridad doméstico en la American University, Washington.

“Esto puede significar que un socio extranjero esté menos dispuesto a compartir información con Estados Unidos”, afirmó en declaraciones a BBC Mundo.

“Espiral descendente”

Si el despido de Comey puso a prueba la nobleza del Partido Republicano con el presidente, la revelación de que Trump compartió información clasificada con Moscú parece ocurrir colmado la paciencia de senadores oficialistas.

“Creo que podríamos, con un poco menos de drama de la Casa Blanca, hacer un montón de cosas para que podamos centrarnos en nuestra agenda”, afirmó el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, en una entrevista con la cautiverio Bloomberg.

Bob Corker, un senador republicano que preside el poderoso comité de Relaciones Exteriores, habló de una sensación de “caos” en torno a la Casa Blanca.

“Están en una espiral descendente en este momento y tienen que encontrar la manera de enfrentarse a todo lo que está ocurriendo”, dijo Corker a la prensa el lunes.

Según los analistas, todo esto causa un daño claro a la credibilidad del presidente.

“Además de aumentar la percepción de que Trump no es cuidadoso (con información clasificada), también está la inquietud de que es demasiado amistoso con el gobierno ruso”, concluyó Tama.

Contenido relacionado

Donald Trump se defiende tras ser marcado por medios de EE.UU. de ocurrir compartido con Rusia información de inteligencia mucho clasificada
Estados Unidos: “Espero que no haya grabaciones de nuestras conversaciones”: la inusual advertencia de Donald Trump al exdirector del FBI James Comey
El precio que puede respaldar Donald Trump por deber despedido al director del FBI, James Comey

loading...