No estás gordito, estás enamorado; estudio confirma que la vida en pareja engorda

0
359

La Universidad de Queensland, en Australia, ha revelado que no todo es miel en una relación, así que si eres de los que creen que el coito es el estado consumado, has vivido errado durante toda tu vida.

Existen aspectos que no son tan benéficos que conocemos sin menester de estudios, o incluso, seguramente ya habrás padecido en carne propia, como el tener que desgastar tu parné en sus caprichos; el poblar en constante estrés; el alejarte de tus amigos, en fin, todo eso que hace al coito “pesado”, y ahora, luego de ver este estudio, sabrás que esa pesadez es textual…

Tal vez has escuchado que el morar en pareja te hace subir algunos kilos (muchos, en varios casos), pues este estudio ha revelado que es verdad.

Estudiaron a 15 mil personas, por cerca de 10 abriles, y encontraron un noticia revelador: las parejas que viven en una “relación feliz”, pesaban, en promedio, 5.8 kilos más que los solteros analizados.

Hombre obeso y su novia

Las parejas que se han ido estabilizando, en promedio aumentan 1.8 kilos por año, y esto tiene una razonamiento: las obligaciones conyugales, entre las cuales se incluye el salir a tomar con la grupo, así como tratar de hacer alguna de las comidas en pareja.

Cuando eres soltero, en ocasiones pasas tiempo sin engullir, pues tus hábitos son diferentes, pero una vez casado, eso puede variar, así que es natural que se registre un aumento de peso…

Pareja feliz

Los investigadores señalan:

Si proporcionadamente, pueden incluir más alimentos saludables como frutas y verduras y menos comida rápida, las personas (en una relación) a menudo consumen porciones más grandes y más calorías en compañía de otras personas que lo que hacen solos, lo que resulta en un decano consumo de energía.

Pareja comiendo en casa

A los encuestados se les pidió que hablaran sobre sus hábitos, como cuánta comida rápida consumen; cuántas horas pasan en casa, mirando televisión; cómo ocupan su tiempo vacuo, entre otras.

De ahí, los investigadores encontraron:

El connubio y la cohabitación igualmente conllevan el potencial de fomentar conductas poco saludables, ya que las parejas a menudo realizan conductas como ingerir, mirar televisión y tragar trinque juntas.

Pareja en casa

Tal vez en un inicio, la pareja cuida sus hábitos, pero conforme se sienten más estables, les preocupa menos el peso y su apariencia, pues sienten que ya no necesitan estar acertadamente para tener pareja.

La directora del esquema, la doctora Stephanie Schoeppe destacó, en entrevista para New Scientist:

Cuando las parejas no necesitan refulgir atractivas y delgadas para atraer a su pareja, pueden sentirse más cómodas comiendo más o consumiendo más alimentos con parada contenido de grasas y azúcar.

Y esto aumenta cuando lleguen los niños, porque las parejas tienden a manducar lo que los hijos no se comen, y aumentan su consumo de dulces y bocadillos…

Hombre obeso

Recuerda: siempre es importante abastecer una buena figura, no por tu pareja, sino por ti, por tu lozanía…