No tenía hogar pero hoy es millonario y contrata a gente sin hogar; de vagabundo a empresario

0
95
loading...
loading...

A este hombre la fortuna le sonrió por un tiempo, pero luego terminó totalmente desamparado y viviendo en la calle. Solo a costa de mucho trabajo y esfuerzo, logró resurgir de sus cenizas y convertirse de nuevo en un triunfador.

La vida da muchas vueltas. Quienes se encuentran en la cima del éxito pueden caer en desgracia en un rajar y cerrar de luceros; pero todavía los que están debajo pueden levantarse y triunfar. Esas dos cosas le sucedieron a Drew Goodall, un hombre que se elevó, cayó y se volvió a soliviantar.

Drew había iniciado su carrera de actor y fue subiendo peldaño tras peldaño en la escalera de la triunfo hollywoodense. Se había ido de la casa de sus padres y tuvo participaciones en películas como Snatch Un Gran Pequeño, en las que se codeó con celebridades de la talla de Brad Pitt y Hugh Grant.

Pero su sueño fue aplastado por la crítica y su carrera se fue en picada. La presión y el mal manejo de cuartos lo dejaron en la calle. Tenía la opción de retornar a casa de sus padres, mas Drew creía que eso iba a ser una gran desengaño para todos: “No quería encarar a mis padres. Cuando me fui de casa, yo era su gran esperanza. No podía enfrentar la ignominia de tener que volver con la cola entre las patas.”

actor vagabundo se hace rico

Así que se quedó solo, lo desalojaron de su casa y tuvo que estar en la calle. La vida urbana de Londres fue muy dura con él; mendigaba comida y tenía que defender lo poco que le quedaba del robo y los ataques de otros vagabundos. Casi nada tenía 20 abriles y su vida era miserable.

Un hombre veía a Drew mendigar con frecuencia cerca de su zona de trabajo y le sugirió que al menos se ofreciera a quitar zapatos para obtener poco de cuartos. Entonces el actor fracasado juntó lo suficiente para comprar un cepillo y una envase de esmalte para comenzar su vida de lustrador.

limpiando zapatos gif

Comenzó a vencer caudal poco a poco en la zona financiera de Londres, aunque siempre tenía un ojo en el zapato y otro en sus alrededores porque no tenía permiso para su oficio y temía que las autoridades lo reprendieran. Posteriormente de seis meses, uno de sus clientes habituales le dio permiso de instalarse adentro de las oficinas donde trabajaba. Drew ya tenía un empleo donde trabajar sin la presión de la ley.

Su negocio fue creciendo y Drew invitó a otras personas sin hogar a que se unieran a él. Fue así como empezó su compañía, Sunshine Shoeshine. Aprendió mucho sobre el manejo del patrimonio, consiguió una casa y fue contratando más multitud que vivía en condición de calle en Londres.

compañía sunshine shoeshina

Ahora hay más de 40 trabajadores en su empresa y cuenta con más de 50 locales de pureza de calzado. Drew anhelo aproximadamente 300 mil dólares al año y destina parte de sus ganancias a obras de caridad y fundaciones de beneficiencia. Es su cuota para ayudar a quienes sufrieron como él y no tienen un hogar:

No hay un pulsador mágico para quedarse sin hogar. Es poco que siempre estará ahí … pero solo darle tiempo a cualquiera, musitar con él, es un gran camino para encontrar una opción para la error de vivienda.

drew goodall

Este hombre aprendió de su caída y se levantó una vez más para demostrarle al mundo que no estaba vencido; se merece todo nuestro respeto.

respect gif

loading...