Norberto, el perrito callejero que vende ropa para pagar su tratamiento contra el cáncer

0
84

Caballeros, no me dejarán mentir, los perritos son nuestros mejores amigos, son fieles, nobles y sumamente inteligentes. Por estas simples razones es que no nos explicamos cómo puede la clan abandonarlos a su suerte. Por fortuna, en este mundo existe familia de gran corazón, dispuesta a ayudar a estos animalitos.

Así es la historia de Norberto, un perrito de Argentina que llegó a una veterinaria en evidente estado de desnutrición y con una esforzado enfermedad parasitaria en el cuello.

El perrito fue atendido, sus heridas fueron curadas y se le castró. Sin secuestro, descubrieron que el problema con Norberto iba más allá de lo superficial, pues tenía un tumor carnal transmisible (TVT), que solo podía ser curado con quimioterapia.

norberto

Los costos de la misma son conveniente elevados, por lo que la veterinaria que lo atendió, Noelia Tacacho, creó una campaña para reunir el moneda necesario para realizar el tratamiento.

El lugar, que asimismo se dedica a la saldo de accesorios para mascotas, donó algunas prendas, cuya rendimiento será exclusivamente para el tratamiento de Norberto, que aparece muy contento con un cartel que dice “vendo busitos para mi quimio”.

“El tema de la quimioterapia es conseguir los remedios oncológicos, que son muy difíciles de conseguir en las farmacias porque ponen muy pocos a la venta y tienen un precio elevado”, explicó Noelia.

Encima, añadió que el tumor es “bastante agresivo”, por lo que su tratamiento será grande y una vez que se inicie debe completarse.

norberto

La publicación, donde aparece el perrito publicitando sus prendas para conseguir efectivo para sus quimioterapias, ha regalado la revés al mundo, y muchas personas comenzaron a ayudar al canino.

Noelia aclaró que su intención no es agenciárselas donaciones, sino que las personas se acerquen al nave a comprar la ropa y accesorios con las que, finalmente, terminan ayudando a los animalitos que llegan ahí con algún problema.

Norberto

Sin duda necesitamos más muchedumbre así en el mundo, ¿no lo creen?