Nuevo remezón en La Polar: Raimundo Valenzuela deja la propiedad porque no cree en la compañía

0
513
loading...

Por Cristián Rivas N.

La semana pasada la bono de La Polar sorprendió al mercado. En un solo día se transaron en bolsa cerca de $ 7.000 millones, equivalentes a poco más del 11% de las acciones de la compañía. Detrás de la operación los nombres eran reconocidos: sociedades ligadas a Leonidas Viario, unido a su hijo Manuel Viario; Anselmo Palma y sus socios los hermanos Fernando y Alberto Delfau, y una operación directa del contemporáneo presidente Gonzalo de la Carrera.

Todos ellos conforman el colección que desde mediados de abril de este año mantienen la décimo más incorporación interiormente del categoría de 853 accionistas de La Polar registrados en la bolsa. A través de LarrainVial manejaban cerca del 24% de la firma y yuxtapuesto al patrón e inversionista Raimundo Valenzuela dominan el directorio de la empresa.

Es precisamente este posterior el que igualmente hace mensaje por estos días, pues desde su entorno confirman que fue la contraparte en la operación bancario de la semana pasada. En otras palabras, el comportamiento de la compañía y su futuro no convencieron a Valenzuela, quien finalmente decidió desprenderse de toda su décimo en la condena, que alcanzaba actualmente al 8,5% de las acciones.

De hecho, cercanos a Valenzuela explican que el patrón no cree en los planes de La Polar y que le fuego la atención que los inversionistas sigan creyendo que la empresa pueda conmover a ser más de lo que es hoy y que se puedan dar reverso los resultados.

El paso a paso de la salida

A fines del año pasado Raimundo Valenzuela se transformó en el principal socio individual de La Polar, cuando canjeó la deuda que manejaba en acciones y se hizo del 12,9% de la compañía. Pero su interés no era permanecer. Él mismo reconoció a sus cercanos que buscaba el mejor momento para salir de la compañía que le provocó millonarias pérdidas con la crisis que enfrentó en 2011.

Una muestra de ello se había cubo ya en marzo pasado, cuando vendió más o menos del 3% de su décimo a este mismo reunión de inversionistas manejado por LarrainVial. Pero las expectativas del mercado en cuanto a su salida habían amainado, desde el momento en que se le presentó como parte del peña que haría resurgir a la compañía.

“Somos todos empresarios y encuentro muy atractivo que exista una mezcla de talentos complementarios para enfrentar este gran desafío”, dijo Gonzalo de la Carrera a El Mercurio en mayo pasado. Allí mismo, enfatizó en que el espíritu de estos nuevos inversionistas era dar dorso los resultados de la empresa interiormente de 24 meses.

En lo que va de este año, si proporcionadamente las cosas han mejorado, todavía no se ve que la tarea vaya a ser muy sencilla. A junio, la firma registró pérdidas por $ 5.858 millones, un 36,96% menos que el año previo. Un punto no beocio que todavía debe enemistar es la convertibilidad de varios millones de dólares en bonos que tienen la opción de transformarse en acciones, provocando todavía una viejo disminución de valencia entre sus actuales accionistas.

La logística de los nuevos accionistas mayoritarios de La Polar ha sido amparar a guión los costos e intentar elevar sus ingresos, pero por sobre todo, mejorar la rentabilidad del negocio.

Fuente:T13.cl

loading...