Olvidan a un niño en la escuela el día de su cumpleaños y un policía va por él y lo lleva a McDonald’s

0
531
loading...
loading...

Un pequeño estudiante de ocho abriles en Green Bay, Wisconsin, pudo acontecer pasado uno de los peores cumpleaños de su vida si no hubiera sido por el oficial de policía Darryl Robinson.

Este agente se merece todo el respeto del mundo por ocurrir invitado a Mcdonald’s al pequeño.

El pequeño había pasado el 23 de octubre en su escuela y todo parecía que iba a ser un día corriente de clases. Pero al salir, las cosas iban en picada para este pequeño hombre.

Como clásica espectáculo de película, el chico se quedó esperando a que cierto pasara a recogerlo pero nadie llegó por él. El personal de seguridad de la escuela se acercó a él y descubrieron que adicionalmente era su cumpleaños.

Al intentar emplazar a alguno de sus familiares, el personal de la escuela descubrió que solo tenía un tutor registrado y que estaba cumpliendo condena en prisión.

Desconcertados, decidieron pulsar a la policía. La situación empeoraba, pero el oficial que atendió el llamado, Darryl Robinson, llegó para mejorar el día.

El oficial Darryl le ofreció al pequeño dar un paseo en su patrulla. Mientras paseaban el oficial logró conseguir el número de teléfono del yayo del inmaduro. Al llamarlo, el oficial Darryl le pidió permiso para transigir al gurí a ingerir a McDonald’s.

Ya con el permiso de un conocido del cumpleañero, el oficial Darryl llevó al pequeño al restaurante de comida rápica, en donde les ofrecieron cupones de comida. Al terminar, el oficial y el impulsivo siguieron con el paseo y al final del día, llevó al inmaduro con su antepasado.

La policía de Green Bay agradeció en su cuenta de Facebook a la prisión McDonald’s por acaecer tenido ese gran detalle con el pequeño del cumpleaños. A posteriori de que la mensaje se hizo pública, las personas enviaron sus saludos y muestras de respeto al oficial Darryl:

Gracias oficial Robinson por tratar al chico como un ser humano, cuando sus padres están pasando un mal tiempo.

Un meritorio aplauso a este oficial que salvó el día de un pequeño desafortunado, y que recibió el mejor regalo en su cumpleaños: un expresión de calidez humana.

loading...