Organizaciones de migrantes critican nueva categoría de “visitante” y la ausencia de una institucionalidad migratoria

0
387
loading...
loading...

Tras abriles de retraso en el giro del esquema que crea una nueva ley de migraciones, el Ejecutor ingresó este miércoles –sin suma emergencia– la iniciativa que indagación reemplazar la ley que data de 1975. Sin requisa, pese a que la aggiornamento de la norma está ahora en el Congreso, distintas organizaciones de extranjeros critican el texto, al que hasta ayer no habían tenido golpe oficial.

El esquema de ley de migraciones establece distintas categorías de ingreso: turista, visitante, residente o poblador de zona fronteriza. La condición de visitante es una de las más polémicas para los distintos actores en esta materia, pues es la que otorga el permiso de trabajo a los extranjeros para desarrollar las actividades específicas, “tales como visitante de negocios, profesional o técnico, transportista, estudiante en programas de corto plazo, tripulante de transporte internacional, corresponsal de prensa, artista, deportista, académico, conferencista, cooperantes y voluntarios internacionales, pasantes, misioneros, aquellos acogidos a acuerdos internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes y que concedan este permiso, y otros especiales”.

Precisamente, el que solo algunos inmigrantes de determinadas áreas puedan solicitar la visa de visitante –que da el permiso para poder trabajar un año prorrogable a otro solo una vez en el país– es poco controvertido para Rodolfo Noriega, presidente de la Coordinadora Doméstico de Migrantes. “Esta categoría es usada para personas altamente calificadas. Para gente que no tiene propósitos de emigrar. Hoy, las personas que emigran no tienen esa alta calificación y tienen propósitos migratorios, no de venir a trabajar esporádicamente o a estudiar una pasantía”, señala.

En esta misma arista, el vocero de Influencia Migrante, Eduardo Cardoza, explica que lo que proponían en la nueva ley era la creación de categorías más simplificadas: una visa de turista, una múltiple, una para personal diplomático u otro, y una humanitaria y, a su vez, que todos pudiesen cambiar de categoría.

El cambio de categoría, según fija la iniciativa del Ejecutor, solamente se podrá dar en casos señalados por la ley y un reglamento. Este punto es esencia para Cardoza, pues “hay muchas cosas (en el proyecto) que no quedan claras, porque quedan sujetas a un reglamento” que aún no se trabaja ni conoce.

Para Ramón Farías, diputado PPD y miembro de la Bancada Migrante, hay que fijar una restricción en la visa de turista, que da el permiso a extranjeros que ingresen al país por fines recreacionales, entre otros, por un mayor de 90 días, prorrogable por igual período solo una vez. “Si alguien ingresa a Chile con la visa turista no puede, bajo ningún aspecto, por ejemplo, trabajar”. Así, asevera, pondrán énfasis en la revisión del permiso de visa visitante para que sea más explícita y para todas las personas. “No la dejaría ni para profesionales y no profesionales, sino que todo aquel que venga a agenciárselas pega”, afirma.

Otra de las críticas al contemporáneo plan de ley es la desidia de una institucionalidad migratoria y el establecer un sistema doméstico migratorio que, entre otros aspectos, crea un Comité de Política Migratoria. “Esto genera un comité de ministros que define las políticas migratorias. La PDI se ocupa de las fronteras, el Ministerio de Relaciones Exteriores se ocupa de las visas que da afuera y de los consulados, y acá dentro seguirá estando Extranjería. ¿Cuál es el cambio con respecto a lo que hay ahora? No mucho”, asevera Cardoza.

Otra de las críticas al contemporáneo plan de ley es la desliz de una institucionalidad migratoria y el establecer un sistema doméstico migratorio que, entre otros aspectos, crea un Comité de Política Migratoria. “Esto genera un comité de ministros que define las políticas migratorias. La PDI se ocupa de las fronteras, el Ministerio de Relaciones Exteriores se ocupa de las visas que da afuera y de los consulados, y acá dentro seguirá estando Extranjería. ¿Cuál es el cambio con respecto a lo que hay ahora? No mucho”, asevera Cardoza.

Suma emergencia e interpelación

El próximo 5 de septiembre, el ministro del Interior Mario Fernández, será interpelado por el plan de ley de migraciones, luego de que la Cámara lo aprobará con 49 votos a auspicio. Para la diputada RN Paulina Núñez, la interpelación fue importante para la firma de esta iniciativa por parte de la Presidenta el lunes. “Reconozco que lo ingresan por donde lo habíamos solicitado, que es la Cámara de Diputados, y antiguamente del día jueves, lo que nos permite conocer el texto antaño de la interpelación”, sostiene la parlamentaria del Pimiento Vamos, quien estará a cargo de la interpelación.

Para Farías, en cambio, este procedimiento es “inútil”. Primero, porque en caudillo no tienen una difusión y es más un show mediático entre el interpelador e interpelado y, encima, porque “ si querían con la interpelación apurar el plan de ley, este ya está firmado y ya entró a la Cámara de Diputados”.

Por otra parte, Núñez afirma que “es una mala señal que el esquema no ingrese con suma emergencia”, sobre todo en un contexto que necesita una regulación del flujo migratorio y que lleva abriles esperando.

loading...