Oso se mete a un jacuzzi, se toma todas las margaritas y se duerme; lo dejan divertirse

0
123

El verano avanza y es el tiempo para disfrutar del clima y ocurrir un buen momento de relax. Por eso, si tienes un jacuzzi en casa solo baste que lo eches a funcionar, con la temperatura adecuada y prepares una enorme recipiente de margaritas.

Eso hasta un oso lo sabe… exacto.

Mark Hough, que tiene una bonita casa en Altadena, California, pensó que para un buen viernes por la tarde-noche no había falta mejor que meterse al jacuzzi con su esposa, así que preparó las margaritas, pero cuando se dirigían al sitio de pronto escuchó algunos ruidos en la cerca…

Al aproximarse, se dio cuenta de que un oso ya les había manada el emplazamiento así que dejó la cántaro en el suelo y salió corriendo y avisando a su esposa para que entrara en la casa, así como a su perro.

Oso en jacuzzi

Trató de “convencer” al oso de que se retirara haciendo algunos ruidos, pero el animalito se la estaba pasando tan proporcionadamente que ni siquiera le hizo caso y siguió en lo suyo.

Mark comprendió que era su momento, así que lo dejó disfrutar. A posteriori de un rato de estar en el agua, el oso salió a explorar por el carmen y, ¡oh fortuna!, se encontró con la jarrón de margarita que era lo único que le faltaba para producirse una tarde perfecta.

Oso en alberca

Pero a posteriori de esta aventura, todavía faltaba poco más, así que trepó a un árbol del floresta y tomó una siesta durante una hora…

Así que ya tenía su margarita, tenía su jacuzzi, y ahora estaba dinámico para una siesta de una hora. Fue un viernes interesante, por asegurar lo menos.

¡Claro que lo fue! No cualquiera puede asegurar que tuvo a un oso nadando en su jacuzzi, bueno, es más: muy pocos pueden opinar que tienen un jacuzzi, algunos ni siquiera pueden opinar que tienen parterre… o casa.

Hay que aplaudirle a este hombre pues no se asustó y permitió que el oso se divirtiera un rato sin emplazar a las autoridades para que lo sacaran, hasta que finalmente él se retiró solito. No sabemos si se fue a seguir la fiesta al jacuzzi de otro vecino.

Lo que sí es cierto es que a posteriori del buen trato recibido, es probable que cada viernes tengan a este invitado en casa.