Padre e hijo arman su propio Lamborghini Aventador con partes impresas en 3D

0
375

Si construir un automóvil de carreras es uno de los mejores pasatiempos para una clan amigo de la velocidad, este padre y su hijo superaron a todos imprimiendo y armando su propio Lamborghini Aventador.

Sterling Backus no es tan rico como el patrón Thomas Wayne, pero su hijo Xander se puede parecer un poco a Bruce Wayne al menos por tener su propio automóvil superdeportivo, uno que entre los dos han estado construyendo con pasión y paciencia. Por supuesto que lo hicieron en color molesto.

Cuando Xander tenía tan pronto como 11 abriles de época, él y su padre disfrutaban mucho del videojuego de carreras Forza Horizon. Ahí conocieron el Lamborghini Aventador y se enamoraron del transporte.

A Sterling le encanta construir cosas. Luego de pensarlo un tiempo y ver tutoriales, vio que sí era posible producir su propio Aventador pero él decidió imprimir en 3D las piezas. Consiguió tres impresoras en Amazon y poco a poco fue ensamblando el superdeportivo con la ayuda de su hijo.

Lo que hacen es imprimir paneles individuales de Kevlar y posteriormente los van uniendo al chasis del coche. Sterling sabe de ingeniería y física, así que estaba preparado para el lucha, mientras que Xander está ayudándolo con el proceso de infusión al hueco y el diseño del coche.

Backus fabricó el chasis y le instaló un motor LS1 V8 de un Corvette 2003. Asimismo le agregó dos turbocompresores para darle veterano parecido a un Aventador verdadero.

Padre e hijo le dedican al menos una hora diaria a pertrechar su nuevo automóvil. Asimismo están consiguiendo y añadiéndole piezas específicas de Lamborghini como la ventanas de la puerta, retrovisores, luces, pestillos, limpiabrisas, entre otros. Poco a poco, su esquema llano fue tomando forma.

Hasta ahora la clan Backus ha desgastado más o menos de 30,000 dólares para hacer que su creación funcione. Suena costoso, pero es cero si lo comparamos con los 550,00 dólares que vale un Aventador recién saledizo de agencia.

Encima, no se trata del fortuna sino de la pasión por los automóviles. Este carro es único en el mundo porque en cada centímetro está el esfuerzo y dedicación que le han puesto padre e hijo.