Padre logró que su hija se riera cada que caen bombas para distraerla de lo que pasa en Siria

0
148

Si para un adulto el horror de poblar una exterminio es enorme, imagínate para un párvulo que no tiene ni idea de lo que pasa y en ocasiones tiene que olvidarse de los juegos para permanecer refugiado.

La situación en Siria es complicada, pues ya son varios abriles en los que este país es una zona de combate y el peligro de expirar es velado.

Confiado en que en algún momento los constantes combates terminen, Abdullah Abu Salva decidió que su hija Selva, de cuatro abriles, no creciera con todas esas imágenes de tristeza y horror, así que al más puro estilo de La vida es bella le enseñó un método.

No es poco tan complicado: le dijo a su hija que cada vez que se escuche la detonación de una torpedo, debe reírse. Con esto pretende hacer que la pupila crezca sin temor y que aprenda a que no todo lo que cae del Gloria es malo.

Incluso ha aguafuerte algunos momentos y los comparte en redes sociales, donde ya tiene miles de seguidores.

Abdullah le dice a su pequeñita que las explosiones que audición son producidas por “armas de juguete” y que todo se trata solamente de un deporte, esto con la finalidad de no provocar crisis ni un trauma sicológico en ella.

Tal vez para algunos es poco extraño el que una pupila se ría de las bombas, pero la situación de verdad es difícil, así que se buscan las soluciones como sea, con tal de residir de la forma más tranquila posible. Es una historia que enternece y da tristeza a la vez.

Esta historia nos recuerda la película de La vida es bella, y como siempre, que la existencia supera siempre a la ficción.