Padre orgulloso pasa todos los días por este escaparate para ver a su hija y tomarse selfies: ella es modelo

0
43

El aprecio de un padre no tiene límites. Ellos siempre están ahí para dar hasta lo inútil por sus hijos y verlos salir delante cueste lo que cueste, como César Gusmão, de 47 abriles, quien todos los días desvía su ruta en dirección a su trabajo para ver la fotografía de su hija en los aparadores de una tienda en Brasil.

Larial Meida, la hija de César, siempre quiso convertirse en maniquí profesional, por eso desde pequeña tomó clases de modelaje en las que desarrolló su talento y afinó sus atributos físicos. Posteriormente de intentar por mucho tiempo encontrar una buena ofrecimiento en Río de Janeiro, la clan se mudó a Sao Paulo, donde sus sueños se hicieron sinceridad.

César aprovecha toda ocasión para ver los aparadores donde ahora está su hija siendo la cara de una marca. Se toma selfies con la publicidad y comparte su orgullo en las redes sociales. Desde antaño, él auguraba que el trabajo de su retoño la llevaría acullá. Cuando veía los espacios en los centros comerciales, él se imaginaba a Larial ahí.

Supe que ese superficie sería suyo. Una vez le dije: ‘Un día estarás aquí’, y ese día llegó.

Todo el esfuerzo que han hecho sus padres para que se posicione como maniquí, Larial se los regresa con bienquerencia. Y ahora con los ingresos que tiene de su carrera de maniquí, apoya a sus padres con los gastos económicos de su hogar. Ella asimismo comparte el orgullo que tiene por su comunidad en sus redes sociales, donde ha dicho:

Me encanta enorgullecerte y me encanta ver tu emoción en cada pequeña cosa que conquisto (…) Gracias por creer siempre en mí y no dejarme rendirme. Eres mi longevo inspiración y fuerza que llevo. Te quiero mucho.

—Larial Meida

Larial actualmente tiene casi 19 mil seguidores en Instagram, donde comparte las principales fotografías de su vida profesional e historias con las que sus fans pueden conocer más de ella. Sin duda, es una mujer singular, rodeada de un cariño incomparable por parte de su padre, que se llena de orgullo con cada paso que da y las metas que logra alcanzar.