Pakistán prohíbe por tercera vez TikTok por contenido "inmoral" y LGTB

0
72

Un tribunal paquistaní ordenó este lunes el incomunicación de la popular red social china TikTok, por tercera vez en el país y tras favor sido reinstaurada en dos ocasiones, por no filtrar contenido supuestamente obsceno y promocionar el mes del Orgullo LGTB.

La aplicación no respeta la ley y los preceptos básicos del islam, así como la civilización de Pakistán”, afirmó el Tribunal Superior de la provincia sureña de Sindh, que igualmente mencionó la “reciente campaña en la red social en la que se celebró el mes del Orgullo LGTB”.

La corte ordenó a la Autoridad de Telecomunicaciones de Pakistán (PTA) “suspender las operaciones y/o el acceso a la aplicación” en todo el país, posteriormente de que un ciudadano presentase una demanda delante el contenido supuestamente “obsceno e inmoral”.

TikTok permanecerá bloqueado en Pakistán al menos hasta el próximo 8 de julio, cuando se celebra la próxima audiencia del caso.

La aplicación china cuenta con unos 14 millones de usuarios en Pakistán según Statista y fue bloqueada por primera vez el 9 de octubre de 2020 en el país oriental por no filtrar el contenido “inmoral e indecente”.

Este veto fue aupado casi nada diez días más tarde, a posteriori de que las autoridades paquistaníes recibiesen garantías sobre el retiro de estos contenidos de la compañía desarrolladora ByteDance.

El pasado 11 de marzo, el Tribunal Superior de Peshawar bloqueó la aplicación china al dictaminar que “hay contenido inmoral en TikTok y está diseminando obscenidades en la sociedad, lo que es inaceptable”.

Ese mismo tribunal levantó en abril el separación a TikTok a posteriori de instruir a la Autoridad de Telecomunicaciones de Pakistán (PTA) que evite la publicación de contenido inmoral.

El conservador e islámico Pakistán prohibió a principios de septiembre las aplicaciones de citas Tinder, Grindr, Tagged, Skout y SayHi.

Las autoridades paquistaníes recurren a la Ley de Delitos de Internet, aprobada por el Parlamento en 2016, para sobrellevar a final estas prohibiciones, una reglamento que grupos de derechos humanos aseguran que permite la censura y limita la confianza de expresión.