Papá se tatúa la marca de nacimiento de su hijo para ayudarlo a tener más confianza

0
68

Uno de los mejores logros de un padre es que sus hijos se sientan confiados y seguros de sí mismos, y Derek Prue lo consiguió de la forma más innovador.

A pesar de que poco a poco estamos tratando de homogeneizar una civilización de tolerancia y éxito, todavía persisten los prejuicios sobre la apariencia. Derek Prue júnior, un pequeño de ocho abriles de Canadá, vivía inhibido adecuado a una marca de inicio que tenía en el flanco izquierdo de su torso y que era motivo tanto de burlas como acoso en su escuela.

Su papá, Derek Prue sénior, sabía que él no podía cambiar a las personas para que fueran más educadas, pero lo que sí podía hacer era ayudar a Júnior a darle un nuevo significado a su marca. Entonces, para solidarizarse con su pequeño, este padre alfa fue en secreto a hacerse un tatuaje igual a ese cualidad único.

Visitó el estudio de tatuajes Juicy Quill Tattoo, pensando que solamente le tomaría unas cuantas horas. Pero los expertos le dijeron que replicar la marca de inicio de su hijo en su cuerpo necesitaría al menos nueve sesiones porque el dibujo tendría que ser más egregio.

Así que Derek pasó con las agujas de tinta un total de 30 horas. El proceso fue prolongado, así como doloroso, pues las áreas de las costillas y cerca del pezón son muy sensibles. Pero al final, el resultado fue totalmente asombroso y valió la pena.

Su hijo no sabía lo que su padre había hecho por él hasta que un día fueron juntos a una piscina, Derek se quitó la playera y reveló su tatuaje. El pequeño quedó impresionado y orgulloso de su papá, así que igualmente se quitó la camisa y pudieron disfrutar de una gran tarde natural, mostrando la marca que comparten.

Siempre estuvo orgulloso de su marca de principio y luego vi que comenzó a encubrirla. Creo que tal vez estaba un poco cohibido al respecto. Quise tener la misma para que él no fuera el único. Ahora tenemos la misma marca de por vida.

– Derek Prue sénior

Un padre está dispuesto a hacer cualquier sacrificio por sus hijos, es lo que hace un hombre y para Derek fueron 30 horas de dolor con las agujas. Es un aspaviento asombroso que ayudó a su hijo a aceptarse como es y que merece todo nuestro respeto.