Parte discusión del voto obligatorio en sala del Senado: derecha se parapeta en el rechazo y asegura que “no da mayor legitimidad” a la democracia

0
75

Los senadores de derecha y la concurso mostraron sus cartas en la primera sesión de Sala convocada para discutir en segundo trámite constitucional el esquema de reforma constitucional para restablecer el voto obligatorio en las elecciones populares.

Desde Pimiento Vamos (hoy Pimiento Podemos +) argumentaron que el plan no le aportará decano legalidad a la democracia y se escudaron en la confianza de los electores para rehusar esta iniciativa que –en todo caso- no regiría para las elecciones de noviembre y diciembre próximo- mientras desde la concurso se alinearon con el esquema. Otras voces, como la del independiente Carlos Bianchi, plantearon que no es la oportunidad para esta discusión, y anunció su voto en contra, lo que deja abierta la duda si se alcanzarán los quórums necesarios.

“Nos sigue sembrando muchas dudas el proyecto, tal como está ahora. Podríamos vernos frente a un proyecto que sea letra muerta”, advirtió en tanto el ministro secretario común de la Presidencia, Juan José Ossa, quien reiteró los reparos del Gobierno frente a esta reforma.

En esta caminata, el Senado no alcanzó a elegir en genérico y como quedaron parlamentarios inscritos para intervenir, la discusión se retomará en la próxima sesión del martes.

El rechazo de la derecha

En la derecha dejaron en claro su rechazo al plan. “Nada que sea obligado puede ser bueno”, dijo la senadora UDI Luz Ebensperger al anunciar su voto en contra.

De acuerdo a la parlamentaria gremialista, el esquema tiene artículos colaterales, porque “los candidatos van a recibir mayores recursos, más plata de vuelta. ¿Eso va a mejorar la impresión de la ciudadanía respecto a la actividad política? Al revés, la va a perjudicar”.

Su colega Claudio Alvarado todavía planteó que “no es sano, oportuno ni conveniente someter a las personas a esta doble obligación” de voto obligatorio e inscripción cibernética, mientras el RN José García Ruminot pidió a la concurso  “guardar la calculadora”. Con voto obligatorio, “tendremos millones de voto nulos, millones de votos en blanco, y eso no le da mayor legitimidad a la democracia”, sostuvo García.

“Este proyecto nos deja en el peor de los mundos, porque tenemos inscripción automática. La libertad de elegir desaparece, no están los tiempos para imponer”, añadió Alvarado.

Pero estos fervientes llamados de la derecha a gracia de la excarcelación fueron replicados por el senador PPD Ricardo Lagos Weber.  

El parlamentario pidió “coherencia” a sus colegas del oficialismo, porque –por ejemplo- ese sector  avaló el acuerdo que estableció que el plebiscito de salida de la nueva Constitución sea con voto obligatorio.

En cuanto a la defensa oficialista de la voluntad, Lagos Weber reprochó que si esta aire es tal, por qué no se ha renovador en materias como iniciativa popular de ley o las consultas ciudadanas para plebiscitar temas contingentes, como ocurre en Nueva Zelanda.

Lagos Weber todavía replicó los argumentos de la derecha de que el voto obligatorio no aporta decano legalidad al sistema político. En esta linde, les recordó que “los raspados de la olla tampoco ayudan a fortalecer la democracia”, aludiendo claramente a la expresión del senador UDI Iván Moreira con la que pedía de guisa falta discreta aportes de campaña al Clase Penta.

    • Vea la intervención del senador Lagos Weber:

Inscripción cibernética

En la examen, al menos en este tema, están alineados. La senadora Isabel Más allá (PS) se manifestó partidaria del voto obligatorio con inscripción cibernética, y pidió que en la discusión en particular se tome en cuenta las experiencias internacionales respecto a las sanciones.

En tanto, Jorge Pizarro (DC) dijo que con la reforma precursor “escogimos el peor de los sistemas” porque “con el voto voluntario en cada elección participa menos gente”. “Ahora estamos pagando los platos rotos”, señaló.

“Debemos pensar seriamente en mantener la inscripción automática, porque los ciudadanos tenemos derechos y también obligaciones”, añadió.

Las dudas sobre el quórum sin secuestro quedan  instaladas con la postura del senador Carlos Bianchi, quien asiduamente vota con la examen, pero esta vez igualmente planteó su voto en contra.

A causa del senador por Magallanes, este no es el momento para tratar este esquema de voto obligatorio. De hecho, no aplicaría en las próximas elecciones, por lo que se preguntó entonces “¿dónde está la urgencia de este debate?”. Incluso, a su sumario, se trata de un tema que debe ser abordado igualmente por la Convención Constitucional.

La reforma está originada en dos mociones refundidas y modifica el artículo 15 de la Constitución estableciendo la deber del sufragio. No obstante, precisa que ello no se aplicará a los chilenos residentes en el extranjero y que, en el caso de las elecciones primarias, la votación siempre tendrá el carácter de voluntaria.

Tal como llegó la iniciativa desde la Cámara de Diputadas y Diputados, no contempla sanciones a quienes no concurran a elegir y sólo entraría en vigencia una vez que se modifique la Ley Orgánica Constitucional respectiva. De ahí que transmitido el cronograma electoral establecido se ve difícil establecer la compromiso del voto para las próximas elecciones, pues la reforma está condicionada a cambios en la LOC.