“Patricio Manzano estuvo más de tres horas sin que nadie acudiera en su ayuda”

0
665
loading...

Febrero de 1985. Él era dirigente de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Aconcagua.  Sabían que existían los trabajos de verano de los estudiantes y la costura que cumplía en esa época la Unión de Estudiantes de la Universidad de Pimiento, por eso les pidieron que viajaran a hasta la zona para hacer voluntariado en la zona de Aconcagua.

Es lo mismo que contó cuando en mayo del año pasado, le tocó relatar al mediador que investiga la homicidio del estudiante Patricio Manzano:

“Nosotros estábamos divididos por sindicatos y a mí me correspondió cobrar al categoría de alumnos que iban al sector de Casuto en Rinconada, eran treinta alumnos de las distintas carreras y se alojaban en una sede que se encontraba en un sitio de mi propiedad… presente que cuendo llegaron, Carabineros de Rinconada fue al ocasión y los empadronó y preguntaron en qué consistía la calado que realizarían. Estuvieron aproximadamente una semana durante la cual hicieron diversas capacitaciones tanto a los niños como a los adultos, y cosas manuales, tales como letrinas, hornos para acaparar, etc.

…El caso es que a principios del mes de febrero de 1985, no presente exactamente el día, yo estaba en mi casa cuando rodeando de las 6:00 horas cuando llegaron a la propiedad buses de Fuerzas Especiales de Carabineros de Santiago. Irrumpieron en la propiedad con malos tratos, armados. Yo salí a ver lo que sucedía, estaba en ropa interior cuando me encontré con un carabinero conspicuo, robusto. Le pregunté qué sucedía y él me preguntó si yo igualmente era estudiante, que estaba medio viejito para serlo; acto seguido me tomó y subió a uno de los buses, mientras que los demás carabineros habían ido a agenciárselas a los estudiantes para subirlos a los buses; a mí me requisaron un segur.

Nos trasladaron a la Comisaría de Carabineros de Los Andes, en donde funcionaba una Escuela de Carabineros, allí nos bajaron a todos y nos pusieron en una dependencia, como una especie de recinto cerrado, fue en ese momento cuando un teniente de carabineros comenzó a silbar la cadencia de la canción “la muralla” y los estudiantes de a poco comenzaron a cantarla hasta que todos terminaron haciéndolo. En instinto de esto, el teniente se enojó y ordenó que todos saliéramos al patio. Luego ordenó que otros carabineros se formaran en una doble fila, haciendo una especie de callejón por donde nos hicieron producirse a todos propinándonos golpes en todas partes del cuerpo con sus puños, pies y palos, luego nos llevaron a un espacio amplio cuyo adoquinado era de grava amarilla, nos hicieron tender boca debajo, con las manos estiradas para entonces ocurrir por sobre nuestros cuerpos, caminaban y corrían pisandonos las espaldas. Hacía un calor de aproximadamente 32 grados. Fue en ese momento cuando se acercó a mí un carabinero, al cual yo ubicaba puesto que vivía en el sector de San Pedro, del cual no regalo su nombre. Al reconocerme, me dijo: “Así te quería ver comunista, ahora vas a saber  lo que es bueno” y comenzó a pisar mi espalda; en esa posición estuvimos aproximadamente una hora, luego un oficial de Carabineros dijo: “Ya están bien tostaditos por este lado, dense vuelta para que se queme parejos” y todos nos dimos revés quedando tendidos boca en lo alto.

Así nos tuvieron otra hora más o menos, a plenos rayos del sol ya que era como mediodía; luego nos sacaron del sitio a la orilla del patio, debajo de unos árboles, algunos pudieron moverse por sí solos, pero otros estabantan mal que tuvieron arrastrarlos. Entre esos estudiantes se encontraba Patricio manzano, quien se encontraba más mal que yo. Nos dejaron descansar y llevaron un fondo con comida, eran tallarines reminiscencia, pero pocos comieron y tuvieron que hacerlo sacando la comida con la mano.

Posteriormente nos llevaron nuevamente al pabellón techado. Allí se encontraban otros estudiantes que estaban  haciendo trabajos en Lo Pelado, sector de Las Bandurrias. Allí estuvimos esperando hasta que llegaran unos buses, eran aproximadamente las 18:00 horas cuando nos trasladaron a Santiago, pero antiguamente de que nos trasladaran me di cuenta que a una estudiante la dejaon en soltura, al parecer algún dio la orden de hacerlo. Todos llegamos a la Primera Comisaría de Carabineros ubicada en calle Santo Domingo en Santiago, allí no juntaron con todos los estudiantes que se encontraban en Vallde de Aconcagua, eran muchos, no sabría asegurar la cantidad, pero el recinto cerrado donde nos dejaron estaba totalmente repleto, se hacía difícil respirar por la cantidad de clan que había, encima había varios heridos. En ese momento me di cuenta de que había un agrupación de estudiantes de Medicina que estaban asistiendo a Patricio Manzano, quien estaba tendido en el suelo, los estudiantes le hacían friega cardíaco y pedían ayuda a la patrulla, pero nadie acudió. En ese intertanto había en el emplazamiento personal de la CNI que estaban interrogando por clase a los estudiantes.

Patricio Manzano no se recuperaba, estuvo más de tres horas sin que nadie acudiera en su ayuda, solamente los estudiantes de Medicina que le hacían fricción. Fue aproximadamente de las 3:00 de la mañana que los muchachos, en olfato de que Patricio no mejoraba, lo llevaron hasta la gendarme mientras seguían haciéndole masajes. Me di cuenta de que discutían pidiendo que llamaran a una ambulancia. Me percaté que los estudiantes dejaron de hacerle masajes ya que a Patricio lo sacaron de la policía. Fue en ese momento que el colección que lo acompañaba informó al resto de los estudiantes que Patricio había fallecido en la comisaría por desatiendo de atención. En perspicacia de lo que había sucedido, los funcionarios de la CNI que se encontraban en el espacio, se retiraron y luego un oficial de Carabineros nos dijo por orden el Ocupación del Interior que íbamos a estar todos en atrevimiento. Nos hicieron firmar unos documentos y me devolvieron mis pertenencias. Una vez en la calle, los abogados que nos estaban esperando nos explicaron lo que había sucedido, que Patricio manzano había fallecido en la comisaría.

Esa perplejidad fuimos a la casa de Patricio Manzano los dirigentes de la Asociación -que éramos tres- para seguir a su clan y al otro día los acompañamos a un judicatura del crimen que quedaba cerca de la Penitenciaría, a lanzar la denuncia; después yo fui llamado a determinar a ese tribunal”.

loading...