Paula Forteza, candidata a diputada por el partido de Macron: “El hecho de ser un político profesional toda la vida, corrompe un poco la política”

0
579
loading...

Paula Forteza, de 30 abriles, es la candidata a diputada más pollo adentro del especie de competidores que se presentan a las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio en Francia, en representación de los franceses residentes en el extranjero.

Hace unos días visitó Pimiento y conversó con Andrés Velasco y Mariana Aylwin. “A mí lo que me sorprendió fue la motivación y la admiración en toda América Latina por lo que está pasando en Francia. Lo que vemos es que en todos los países se está buscando, tratando de identificar el Macron local, todo el mundo está intentando ocupar ese espacio y tratando de innovar en la forma de hacer política, en la forma de organizarse, para ir más allá de los partidos tradicionales”, dice.

-Sergio Coronado, su principal rival en la competencia parlamentaria en Francia, dijo que mucha clan había estado decepcionada de su turista en Pimiento.

-No sé a quién se refiere Sergio. Fui muy aceptablemente acogida en Pimiento, tuvimos discusiones muy interesantes con todos los actores que encontré. Pero sí, he tenido muchas críticas de su parte y alguna clan sobre el hecho de la inexperiencia política, esto de ser nueva en política, y yo creo que eso, precisamente, eso es una fuerza, y es lo que está proponiendo Macron de novedoso, que es afirmar “la política debe representar lo más cercanamente posible a la sociedad real”, tiene que poder reflectar los intereses, las experiencias, de la población. Que uno no tenga experiencia política no significa que uno no tenga experiencia en otros dominios, en creación de empresas, en el sector privado, en establecimiento, en la corporación, en el sector asociativo, y todas estas son riquezas que van a venir a enriquecer el debate político.

Yo creo que el hecho de ser un profesional de la política y de acaecer hecho eso toda su vida, es un mal que corrompe un poco la política y es ciertamente un problema; la esfera política francesa había estado muy bloqueada, muy cerrada a nuevos actores, y esto generó un desinterés de la población, muchos casos de corrupción, muchos casos de desvaloración décimo; esta renovación es necesaria.

-En su invitado a Pimiento se reunión con Andrés Velasco. ¿De qué conversaron?

-La idea que nosotros tuvimos era encontrarnos con actores locales en todos los países que tuvieran un poco las mismas ideas, las mismas metodologías  políticas. Con Andrés Velasco, por ejemplo, conversamos mucho sobre esta idea de un centro político que no sea el punto intermedio entre la izquierda y la derecha, sino que sea una propuesta nueva, que sea una propuesta que tiene una parte de progresismo político y una parte de aventajar los antagonismos entre izquierda y derecha, de trabajar de forma más pragmática, de poder trabajar todos juntos; estos fueron temas que discutimos, no solo con esos, sino con otros actores todavía.

-Incluso conversó con Mariana Aylwin…

-Con Mariana hablamos del mismo tema, de la décimo de las mujeres en la política. Macron ha sido muy auténtico en esto, de tener una paridad absoluta.

-En su invitado a Pimiento, ¿sintió que había afán por lo que había pasado en Francia en las últimas elecciones?

-Sí, a mí lo que me sorprendió fue la motivación y la veneración en toda América Latina por lo que está pasando en Francia. Lo que vemos es que en todos los países se está buscando, tratando de identificar el Macron específico, todo el mundo está intentando habitar ese espacio y tratando de innovar en la forma de hacer política, en la forma de organizarse, para ir más allá de los partidos tradicionales.

-¿Y ha pasado algún Macron recinto… en Pimiento, por ejemplo?

-Por ahora, no está tan claro el paisaje para poder sostener eso. Yo creo que son acercamientos muy… Un poco periodísticos y más de marketing; nunca vas a tener exactamente las mismas posiciones sobre los mismos temas, porque los contextos son muy diferentes.

-Macron fue muy crítico contra la corrupción, pero tiene ministros que están siendo investigados por esto mismo. ¿No hay una contradicción?

Lo que está pasando es que ellos están pasando por un proceso de honradez, entonces ni la opinión pública ni el ejecutor se puede interponer a la probidad si queremos respetarla. Él, lo que ha dicho… Se ha comprometido a sostener que si estas personas van a examen, que es el paso superior donde quizás hay una duda justificada, sobre el caso de corrupción, ahí él los sacaría del gobierno. Entonces, estamos esperando los resultados y él de todos modos está muy comprometido con este tema. La primera ley que va a sacar es la ley de moralización de la vida pública, que es una ley muy necesaria donde va a poseer varias cláusulas para poder evitar los conflictos de interés, para poder evitar casos de corrupción, así que eso muy rápidamente se va a poner en orden a nivel justo.

-Usted asimismo dijo que el hecho de tener un movimiento flexible y hendido podría traerle problemas a Macron en cuanto a la gobernabilidad. ¿Cómo ha sido hasta ahora?

-Hasta ahora, no ha habido ningún problema, pero mucha gentío está con miedo de que haya un partido único, que con todos estos escaños que estaría ganando el movimiento, haya una sola corriente, y que sea muy difícil tener una concurso. Yo lo que veo, al contrario, es que el movimiento es tan rico en diferentes posturas, diferentes perfiles, que las discusiones y las posturas se van a dar adentro mismo del movimiento; el movimiento para lo que sirve es para poner un ámbito de respeto, de trabajo, como unas reglas de convivencia donde estamos todos de acuerdo de que hay una exigencia histórica en Francia de ponernos todos a trabajar muy duro para darle dinamismo a la caudal, para proteger el sistema de protección social, para renovar la política, para reparar Europa y poner a Francia de nuevo en un plano internacional. Así que, hay un punto de inflexión donde si no hacemos todos el esfuerzo de dejar de costado ideologías que nublan el entendimiento y nos ponemos a trabajar concretamente en cómo avanzar, si no logramos este movimiento, va a ser muy difícil para Francia en los próximos abriles.

-Es interesante esta modalidad que tienen ustedes, de tener diputados que representan los intereses de los franceses en el exógeno. ¿Cuál es la superioridad de esta figura?

-Nosotros tenemos un rol muy particular, no solo el convertirnos en diputados de la nación, es afirmar, ser representantes de toda la nación y tener que elegir las leyes, sino incluso tenemos la contracara de ocuparnos de los franceses a nivel lugar, de sus problemáticas, que son muy diferentes a las problemáticas de los franceses en Francia. Hay temas de ataque a los mismos derechos, a los mismos servicios públicos que los franceses en la metrópolis, educación, salubridad, pensión, hay temas de sentirse alejados de la política francesa, Entonces, cómo rehacer un estratagema con la metrópolis son problemáticas particulares que los franceses en el extranjero viven y que necesitan ser representados a nivel doméstico. Yo creo que esto debe producirse en todos los países y que una figura como esta es importante, especialmente en un mundo globalizado, donde la gentío tiende a tener experiencias en el extranjero.

-En el interior de sus propuestas como candidata está el plan. ¿En qué, específicamente?

-La idea es que la sociología de los franceses en el extranjero ha evolucionado un poco en los últimos abriles. AL principio eran personas que venían contratadas por las empresas francesas o que venían siendo funcionarios del estado francés, y que venían con ciertas protecciones, como el ataque a la seguridad social. Ahora, en cambio, hay muchos franceses que están viniendo a la aventura, con proyectos de creación de empresas, o de nuevas iniciativas, y que están un poco desprotegidos, y que tienen menos vínculos con las instituciones francesas locales. Entonces incluso en paralelo a lo que Macron está empujando a nivel doméstico, que es sostener que van a ser los emprendedores los que impriman dinamismo a la crematística francesa, los que vinculen el crecimiento crematístico francés; acá nosotros decimos que van a ser los emprendedores los que modernicen la imagen de Francia en el mundo, entonces nosotros las cosas que queremos proponer son por ejemplo, a través de las instituciones francesas locales, que se les pueda ofrecer un set de compañía o facilidades para lograr al financiamiento, para construir equipos, para ponerse en red de entreayuda, para facilitarles los trámites, para generarles oportunidades de intercambio con emprendedores locales. Hay muchas oportunidades que se les puede traer a estos pequeños emprendedores y las pequeñas y medianas empresas, que por ahora han sido facilitadas paras las grandes empresas, que son las que menos lo necesitan.

-Usted dijo que anticipaba que movimientos como el de Macron se podrían replicar y que el sistema político flagrante se había rendido. ¿Cómo justifica esta frase?

-Lo que vemos es que el simple hecho de ver cómo la adolescencia se ha movilizado, cómo todo el mundo está entusiasta en Francia y quiere comprometerse y quiere producirse tiempo para trabajar para su país… Esto era poco que se había perdido hace muchos abriles: Francia estaba deprimida, la clan cada vez tenía menos iniciativas, participaba menos; esto era un reflexivo de una Francia bloqueada, tanto a nivel político como crematístico. Entonces Macron logró romper esos códigos y desobstruir nuevas puertas, el simple hecho de mostrar cómo la concurrencia se ha vuelto a motivar muestra muy claramente que el maniquí mencionado ya no funcionaba, había poco que se estaba perdiendo, de energía, de creatividad.

-Sergio Coronado criticó que la mayoría hacen campaña no con propuestas, sino con la foto de Macron al costado…

-No quisiera entrar en el mismo registro porque no es un nivel en el que me gusta discutir. La foto con Macron… No entiendo a qué se refería. Todas las personas que se han comprometido son personas que son muy exitosas en sus rubros respectivos, creo que no hay que faltarles el respeto de ese modo. Encima, los han favorito porque han manido una oportunidad de cambio que se está dando, y ellos han electo acaecer un tiempo para trabajar por su país, que no es poco obediente, no son decisiones fáciles, hay parentela que va a cobrar mucho menos, va a trabajar mucho más, pero lo hacen porque ven que Francia necesita recomenzar. Yo creo que ese compromiso es poco muy valioso y muy emotivo y que no hay que tratarlo de ese modo.

 

loading...