Pentágono confirma que entrenó a los sicarios colombianos que mataron al presidente de Haití

0
54

Haití se encuentra en una de sus crisis históricas más difíciles, y la situación de por sí tensa se volvió mucho peor cuando un reunión armado atacó al presidente Jovenel Moïse y lo asesinó en su propia casa.

La situación política, económica y social en el país más escueto de Latinoamérica ha llegado a un punto de conflicto mayor y conforme avanzan las investigaciones sobre la asesinato de Moïse, se está relevando más información intranquilizante. Ahora se sabe que parte del comando armado arrestado en Haití recibió entrenamiento marcial en el Pentágono de Estados Unidos.

A posteriori de conseguir su independencia de Francia en 1803, Haití ha tenido como presidentes a militares, sacerdotes, empresarios y hasta cantantes. Moïse fue el extremo líder electo que llegó al poder en el 2017 mientras era investigado por un caso de corrupción relacionado a su antecesor Michel Martelly.

La confusión del 7 de julio del 2021, un conjunto de individuos armados entraron a la casa de Moïse y lo asesinaron a tiros en su cama. La primera dama Martine Moïse tan pronto como consiguió sobrevivir, aunque igualmente recibió un disparo y tuvo que ser trasladada a Miami para una operación de emergencia.

Las fuerzas armadas de Haití lograron detener al comando de sicarios a posteriori del homicidio del presidente. Durante la captura, tres individuos murieron y se detuvieron a 24 colombianos y dos haitianos, quienes están siendo interrogados para investigar las intenciones de este ataque.

Al dar a conocer los nombres de los involucrados, el Pentágono confirmó que algunos de los colombianos (no precisaron cuántos) habían recibido entrenamiento marcial en Estados Unidos mientras eran miembros activos de las fuerzas militares de Colombia.

Estados Unidos es uno de los más importantes socios de Colombia, pues no solamente le ofrece asiduamente formación marcial a sus soldados, sino que incluso financia la lucha contra guerrilleros y grupos extremistas en ese país y en otras partes de Latinoamérica.

El director de la policía de Colombia, el universal Jorge Luis Vargas, confirmó que de entre los detenidos, los colombianos Germán Rivera y Duberney Capador se habían reunido con el médico Emmanuel Sannon para organizar y alistar a los sicarios que mataron a Moïse. Encima, Sannon fue detenido como supuesto instigador de este asesinato en Haití.

Hasta ahora los arrestados declararon que el comando tenía la empresa de capturar a Moïse y entregarlo a la Oficina de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos. Sin incautación, el caudillo Vargas sugirió que esto podría tratarse de un disimulo.

La policía de Haití está tratando de descubrir si este homicidio se trata de un contratiempo de estado organizado por los líderes criminales que controlan el país o si destino hay otras naciones implicadas en este malogrado de poder. Incluso se está investigando al primer ministro Joseph Claude, aunque hasta ahora no se le ha vinculado al homicidio de Moïse.

Sin el presidente Moïse, los cárteles en refriega por controlar la nación y la desaparición de vacunas contra el covid-19, Haití está pasando por uno de sus momentos más críticos y nadie sabe qué es lo que sucederá en el futuro.