Peor que la Lista del Pueblo: Partido de la Gente se desgrana con acusaciones cruzadas de fraude entre seguidores de Parisi y Lorenzini

0
58

Al menos tres integrantes del Partido de la Clan (PDG) acudieron al Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) con reclamaciones en contra de dicha colectividad. Específicamente, se trata de cuestionamientos al proceso de votación interna para candidatas y candidatos a las elecciones parlamentarias y de consejeros regionales, en cuyo proceso acusaron irregularidades y una batalla concertada para dejarlos fuera de la posibilidad de competir por un cupo.

Leonardo Huerta y Cecilia Lizama son dos de los militantes que interpusieron bienes de petición. Si admisiblemente el Tricel se declaró incompetente en los casos, declarándolos inadmisibles, entreambos acusaron que se les excluyó del proceso a pesar de querer competir y que la respuesta del PDG fue que se habían cursado procesos disciplinarios, pero sin especificarles las razones.

“Me llega una carta certificada, en la cual se me notifica un procedimiento disciplinario en mi contra cuyo único objetivo era evitar que yo fuera precandidato y que las personas de mi distrito pudieran votar por mí, aplicando una sanción de suspensión la cual no se encuentra ajustada a derecho (…). El hecho es que existió una maquinación fraudulenta por parte del tribunal regional de la quinta región y sus miembros”, dice parte del escrito de Huerta.

“Es finalmente vía plataforma WhatsApp que el Señor Emilio Peña, Secretario de la directiva central en Partido De la Gente, me envía un PDF, cuya carta es absolutamente genérica e indeterminada y contiene imprecisiones que hacen difícil su entendimiento (…), cuyo único objetivo era evitar que yo fuera precandidata”, se señala, en tanto, en el texto de Lizama.

Ignacio Alarcón, el tercer militante que presentó una petición, lo hizo en dos oportunidades: uno lo declararon inadmisible por declararse incompetente el Tricel; el otro aún sigue irresoluto. Alarcón acusó en su escrito que el encargado del distrito 9, César Suay, lo eliminó del rama de WhatsApp del distrito, lo que no le habría permitido soportar delante su postulación, acusándolo de soportar delante una candidatura independiente, que niega.

Pero lo susodicho es solo la punta del iceberg, porque los problemas internos incluyen cuestionamientos a la sufragio de la directiva, manejo de platas y preferencia por una empresa que ha trabajado codo a codo con Parisi desde su última aventura presidencial. Por la contraparte, sostuvieron que son «Los Legales” quienes quieren apropiarse del partido, descartaron irregularidades y atribuyeron los procesos disciplinarios a una valentía de las instancias locales, no de la directiva.

Parisis vs. Lorenzinis

Desde el quiebre entre Franco Parisi y Gino Lorenzini ha subido la tensión interna del PDG, fracturándose esta en dos: la directiva y cercanos a Franco Parisi y quienes se autodenominaron “Los Legales del PDG”, un asociación crítico de la flagrante conducción que ha ido en la renglón de las múltiples acusaciones de Gino Lorenzini, que ha llegado a platicar de una mafia adentro del Partido de la Multitud. Tienen una página web donde comparten videos, fotos y documentos cuestionando a los actuales líderes.

«La opción con que se transformó en partido el PDG, creció tanto la afán, que se empezó a implementar esta dictadura. La deseo creció tanto que se volvieron locos con los cupos de diputados y senadores, y las bases están fraccionadas, entonces, en vez de unirnos, nos están dividiendo», dijo Lorenzini en un audio difundido por TVN.

Mismas acusaciones que han tenido eco entre algunos militantes, quienes responsabilizaron a la directiva encabezada por Luis Atezado de priorizar el “amiguismo” y dejar en los cupos parlamentarios y de Cores a los cercanos a su sector. A eso se suman cuestionamientos por dineros que fueron depositados en la cuenta de Atezado, al no tener el partido una cuenta propia, como una “lucatón” o la petición de 25 mil pesos que habrían hecho a candidatos que van en sus listas. Sin requisa, algunos militantes aseguraron que no se ha transparentado el uso de esos fortuna.

Se criticó el trabajo con la empresa Publicidad Ponder Group Limitada, de propiedad de Giancarlo Barbagelata, Juan Valenzuela y otros, y que ha trabajado estrechamente con Parisi desde su previo campaña presidencial, y cuyos dueños han regalado charlas explicando por qué tener un sistema centralizado para que cada peso llegue a la colectividad. Según relataron algunos militantes del PDG, “se quiere instalar una forma de recaudar plata con los fondos del Estado, pero que pase directamente a esta empresa… se quieren asegurar con las platas”. En una término similar, Lorenzini había destacado tras abandonarse el partido que había una especie de mafia. Y, por postrero, este orden de díscolos denunció que las elecciones de directiva se hicieron de guisa mañosa, con una tira única, sin posibilidad de competir.

“Hemos sentido que, o hemos sido vulnerados, o vemos la vulneración de los derechos de los militantes del partido que han sufrido censura por opinar distinto. Vino a formarse como una corriente al interior del partido para a futuro presentar listas (…). Nuestro partido ha sido secuestrado por un grupo de personas que no han permitido que se restablezca el imperio del derecho, que exista democracia, y hemos sentido que las instituciones al interior del partido han sido monopolizadas”, dijo a El Mostrador Ignacio Alarcón, uno de los integrantes de “Los Legales”.

En ese sector igualmente acusaron a Franco Parisi de ser cómplice de estas irregularidades y de querer “manejar el PDG a su antojo y para su conveniencia”.

En el otro sector, el “oficialista” o «parisista», subrayaron que Gino Lorenzini tuvo los primeros problemas por intentar resistir personeros políticos cuestionados, como Ricardo Rincón ex-DC que salió de esta tienda por un caso de violencia intrafamiliar, lo que generó molestia y diferencias entre el líder de Felices y Forrados y la conducción del PDG. Sentenciaron, adicionalmente, que Lorenzini tenía como intención que la consultorio de las campañas la hiciera, precisamente, Felices y Forrados, que ha seguido funcionando en redes sociales bajo el nombre de «Felices y Forrados Live», el que definen como un medio de comunicación.

Descartaron, asimismo, que se haya dejado fuera a Lorenzini de las primarias presidenciales internas, y más admisiblemente indicaron que fue él quien no quiso participar.

Los descargos de Pardo

“El ánimo interno está muy bueno. Hay algunas personas que no están de acuerdo con algunos procesos, pero eso es normal cuando hay 46 mil y tantas personas dentro del partido”, comenzó diciendo Luis Tostado, presidente del PDG, sobre la situación interna.

Descartó cualquier irregularidad en los procesos internos, aunque reconoció que ha podido existir poco de poca transparencia en algunos puntos, como el uso de dineros recaudados. “De transparencia puede ser, porque nosotros somos un partido nuevo. Nosotros éramos un movimiento y funcionábamos como un movimiento, recién hace un mes somos un partido constituido. Llevar adelante esto sí nos ha pillado algunas cosas en el camino, pero obviamente que se va a tener que transparentar todo de aquí a unas semanas más, en la página web, de gastos realizados y cosas que corresponden. Por ningún motivo vamos a estar ocultando cosas, con la tranquilidad de estar haciendo las cosas bien”, recalcó.

Desechó que su sector quiera apoderarse del PDG y aseguró que es todo lo contrario, que son los otros quienes buscan lo precursor. “Hemos tenido la desgracia de conocer la vieja política, de gente que viene de otros partidos políticos, que han tratado de apoderarse del Partido de la Gente”, dijo.

Sobre Ponder Group, enfatizó que se cotizó con otras empresas de publicidad, pero todas les cobraban moneda anticipado que hoy el PDG no tiene.