Perdió su billetera en la Antártida hace 53 años y por fin logró recuperarla

0
44

A todos nos ha pasado que perdemos unas llaves, el teléfono o la billetera, pero si esto ocurre en la Antártida, entonces las posibilidades de que vuelvas a encontrar ese objeto son muy pocas. Paul Grisham perdió su billetera y lo increíble es que la recuperó 53 abriles posteriormente, poco que no a cualquiera le pasa.

En 1967, Paul fue meteorólogo en la tiempo de Ross Island, en la Antártida, pero cuando regresó a su casa en San Diego, California, se dio cuenta de que había dejado su billetera, así que la dio por perdida. Sin bloqueo, no contaba con que la suerte lo reuniría de nuevo con ese objeto y sus memorias muchos abriles posteriormente.

Cuando demolieron un edificio en la tiempo donde trabajaba, encontraron la billetera. Por fortuna, tenía la identificación de su propietario, entre otras cosas, como algunas monedas, recibos de los envíos de hacienda que le hacía a su esposa, una plástico con instrucciones en caso de ataque nuclear, químico o biológico, adicionalmente de una prescripción para manufacturar Kahlua casero.

A través de redes sociales, se hizo la búsqueda de Paul y adecuado al trabajo de Stephen Decato y Sarah Lindbergh, quienes viven en New Hampshire, que a su vez se apoyaron de la fundación Indiana Spirit ’45, lograron contactar a este hombre y enviarle su billetera por correo. Ya te podrás imaginar la sorpresa que se llevó al ver de nuevo su billetera.

Me quedé impresionado. Hubo una larga serie de personas involucradas que me localizaron y me sorprendieron. Permítanme decirles esto, si tomaba una envase de refresco (en la Antártida) y la colocaba fuera en el escalón, si no la recuperaba en 14 minutos, se abriría porque se había congelado.

-Paul

Paul tiene 91 abriles y durante su vida todavía trabajó en Guam, Hawái, Japón y pasó varias temporadas en portaaviones en el Pacífico, pero con la aparición de su billetera posteriormente de tantos abriles, seguro que en absoluto olvidará su paso por la Antártida y está increíble aventura. Si perdiste poco, no pierdas la esperanza de recuperarlo, solo ten paciencia.