Perro no para de ladrar a la secadora. Cuando la madre corre para saber qué ocurre, queda pasmada.

0
765
loading...

Existen un sinfín de historias en donde los protagonistas son nuestros tan amados canes, mismos que es popular y perfectamente sabido, detectan el peligro al que se ven expuestos sus dueños, ellos de ningún modo dudan en excluir e incluso arriesgar su vida por la de su comunidad humana. La ulterior historia es un ejemplo más de esos bellos héroes de cuatro patas.

Teddy es miembro de la grupo de Riley, un pequeño del Condado de Down, Irlanda del Boreal. De no ser por Teddy, el más pequeño miembro de la comunidad no estaría vivo, es por ello que el can ha sido proclamado como un héroe posteriormente de salvarle la vida a su amiguito, la comunidad no puede estar más agradecida con Teddy.

Riley es un pibe con síndrome de Down, muy despierto e inquieto, encontró el peligro al entrar a una secadora y cerrar la tapa de esta, rápidamente el maquinaria comenzó el ciclo de secado con el pequeño en el interior. Cuando Teddy se dio cuenta de lo ocurrido quiso alertar a Aaron y Gillian, los padres de Riley, ladrando, gruñendo y subiendo y bajando las escaleras una y otra vez.

Inmediatamente la madre sacó a su hijo de la secadora y le habló a su cónyuge para informarle de lo ocurrido, este iba llegando a casa de juntar a sus hijas del cine, quedó horrorizado cuando Riley corrió hacía él con varias contusiones, golpes y quemaduras. Aunque la madre por instinto roció agua fría en el cuerpo de su hijo, Aaron lo desvistió nuevamente y decidió tomar una dicha helada con él para minimizar el dolor.

Minutos a posteriori llegó la ambulancia que llevaría a Riley al Hospital Ulster, en Belfast.

¨Estoy infinitamente agradecido con Teddy por deber cáscara a Riley, por fortuna Gillian logró entender que Teddy le advertía poco, de haberlo ignorado todo hubiese terminado trágicamente¨, comentó Aaron.

Lo más admirable es que esta es la segunda vez que Teddy les salva la vida, la primera fue cuando los alertó sobre un cargador móvil que ardía, ladró y gruñó hasta que todos entendieron que los alertaba de un gran peligro.

La perrita fue comprada hace dos abriles detrás y la comunidad la adora, la consideran un elemento más. Adicionalmente, confiesan que sin ella no se sentirían seguros ni siquiera protegidos, siempre está al acecho cuidando de cada uno de los integrantes y vaya que lo ha hecho asaz admisiblemente.

No cerca de duda de que los animalitos son ángeles en la Tierra que cuidan de aquellos que aman así como hasta hoy lo ha hecho Teddy. Por fortuna Riley se encuentra correctamente fuera de peligro y todo gracias a Teddy. ¡Aplausos para esta heroína!

¿Qué opinas acerca de la historia de esta perrita? ¿Crees que es de disfrutar su actividad?

Fuente consultada: ins.bles

 

 

La entrada Perro no para de gritar a la secadora. Cuando la madre corre para entender qué ocurre, queda pasmada. se publicó primero en Porque no se me ocurrió antaño.

loading...