Pierde 58 millones de dólares en Bitcoin porque su casero tiró los códigos de acceso a la basura

0
117

Se supone que las criptomonedas son una forma moderna de proteger el mosca, y igualmente una posibilidad de hacer inversiones y hucha. Pero ni la más innovadora seguridad digital puede compensar los descuidos humanos.

Clifton Collins era un antiguo guardián de seguridad y cuidador de abejas que decidió iniciar un nuevo negocio, un poco menos permitido. Entre 2011 y 2012 este hombre de Dublín, Irlanda cultivó y vendió mariguana, y con el parné que obtuvo empezó a comprar bitcoins.

Cuando tenía más o menos de 6,000 unidades de esta criptomoneda, el valencia del bitcoin se disparó en el 2016 y Clifton pensó que no era seguro tener todo su plata en una sola cuenta, así que creó otras doce y en ellas dividió su fortuna.

Siguió con su actividad de traficante y comprando bitcoins para ahorrarlos en sus cuentas. Se le ocurrió que la mejor guisa de proteger su plata era escribir los códigos de las cuentas en un trozo de papel, que escondió en el forro de una manguita de una caña de pescar… Un plan muy seguro, según él.

Los abriles pasaron y este inteligencia irlandés llegó a tener una fortuna total de 58 millones de bitcoins. Era rico, pero seguía traficando mariguana y fue detenido por la policía dublinesa en el 2017. Su sentencia fue de cinco abriles en prisión.

Mientras él estaba en la calabozo, el dueño del sección donde vivía decidió desocupar el punto para rentarlo a algún más. El casero tiró todo a la basura, incluyendo por supuesto la manguita de la caña de pescar, donde estaban los códigos de las cuentas de Clifton.

En algún superficie del depósito de basura en el Condado de Galway hay una manguita que tiene las contraseñas de una gran fortuna en criptomonedas. Sin incautación, aunque Collins la recupere al terminar su sentencia (lo que es muy improbable), no podrá usar su hacienda.

La Oficina de Asuntos Criminales de Irlanda descubrió que la fortuna de Clifton se originó en actividades ilegales, así que las cuentas fueron decomisadas y él no podrá disfrutar de todo el capital que obtuvo por traicionar maría. Cambiar en bitcoins tal vez fue una buena idea, pero tanta seguridad en el pasta electrónico fue inútil frente a la desacierto de Collins.