Piñera : "A los que presenten querellas, que tengan mucho cuidado"

0
509
loading...
Por Iván Valenzuela

Respecto de la operación de Bancard que se ha denunciado… ¿Por qué se hizo esta inversión en una pesquera peruana?

Por una razón muy simple: en abril de 2009, antaño de iniciar la campaña presidencial y mucho antiguamente de contraer la candidatura, yo tomé dos decisiones. Primero, todas las inversiones financieras en Pimiento fueron traspasadas a fideicomisos ciegos por instituciones financieras chilenas bajo la regulación de la Súper de Bancos (SBIF) o la Súper de Títulos (SVS), con el compromiso de llevar la batuta esas inversiones con total autonomía y que no le informaran ausencia al suscrito. Pero adicionalmente tomé otra osadía con respecto a las inversiones fuera de Pimiento: decidí desligarme absolutamente de la dirección, administración y decisiones de inversión que el familia Bancard tenía fuera de Pimiento y se lo encargué a un rama de directores y ejecutivos profesionales.

¿Por qué dejar las inversiones en el extranjero fuera del fideicomiso?

Porque la posibilidad de un conflicto de interés estaba con las inversiones en el interior de Pimiento.

¿Recibía información de lo que pasaba fuera de Pimiento?

Lo que pasó fuera de Pimiento es que ese asociación de profesionales hizo cientos de inversiones. Por ejemplo, la inversión que se hizo en la empresa Exalmar representa menos del medio por ciento del total de inversiones del colección Bancard y es una inversión pasiva, no participa en ningún directorio ni ninguna establecimiento.

¿Usted fue informado de esa operación?

No, por supuesto que no. Son cientos de inversiones, que encima van cambiando, no son fijas ni permanentes (…) Esas inversiones eran decididas con total autonomía y sin ninguna información a mi persona por el equipo profesional del conjunto Bancard.

¿No sería mejor transparentar todas esas inversiones y esos intereses para despejar dudas?

Cuando yo fui Presidente tuve que hacer una enunciación de patrimonio y de intereses, y ahí declaré todo lo que la ley exigía. En esa época, cuando yo era candidato, no había ley, sí para los Presidentes… Ahora existe una ley y luego, si hubiese cualquier situación futura, yo me voy a acoger y voy a cumplir al pie con la letrilla y el espíritu de esa ley. Pero hay poco que es muy importante de destacar: yo entiendo que como ex Presidente, como hombre sabido y con la situación expectante que tengo en los estudios de opinión pública, mi situación será analizada y escrutada con mucho rigor y con mucha profundidad, pero lo que no voy a aceptar ahora, ni nunca, porque todo tiene un remate, es que se pretenda, de forma tendenciosa y a veces malintencionada, afirmar que mi mandato como Presidente de Pimiento, en la cual yo entregue todo mi esfuerzo, mi compromiso y mis capacidades a defender los legítimos intereses de Pimiento y los chilenos, sea puesta en duda.

Hay quienes afirman que usted sería presbítero por la inversión en esta empresa peruana, regalado que el dictamen sumarial en La Haya favoreció a ese país…

Eso es absoluta y totalmente mentiroso. Primero porque esa inversión, que es una de cientos de inversiones que hizo el liga Bancard, la decidió el liga sin ninguna décimo mía. Pero en segundo emplazamiento, hoy día me he enterado que es una inversión muy pequeña, que es menos del medio por ciento del total de las inversiones y encima que la empresa Exalmar, como lo declaró públicamente, no tiene actividades en la zona sur del Perú y en consecuencia, el error de la Haya no le afecta en nulo.

Pero podría beneficiarle en el futuro…

La empresa sostiene que no tiene actividades en la zona sur del Perú. Pero lo que es importante, es que yo como Presidente de Pimiento actué con total autonomía, con un solo objetivo esencial, que fue defender y proteger los intereses superiores de Pimiento y de los chilenos, y especialmente en el caso del diferendo colindante con el Perú. Luego, aquellos que pretenden establecer dudas, lo hacen en forma tendenciosa, malintencionada, y en algunos casos miserable. Yo entiendo que a veces hay campañas sucias, pero todo tiene un linde.

Hay un lado en todo este asunto: que sus negocios constantemente están teniendo polémicas como ésta.

Yo soy un hombre que primero tuvo una afición académica, fui profesor universitario durante más de 10 abriles de universidades chilenas y extranjeras; a posteriori inicié una carrera como emprendedor, partiendo de cero, y me tocó formar muchas empresas; a partir del año ‘88 yo decidí desamparar el mundo de las empresas y entrar al mundo del servicio conocido, primero como senador, como presidente de un partido y como Presidente de la República. Mi preocupación durante los últimos 35 abriles ha estado centrada y concentrada en el servicio manifiesto.

Hay muchos testimonios de épocas en que usted, siendo parlamentario o candidato, tenía negocios absolutamente vigentes, de los cuales se preocupaba.

Evidentemente que el clase Bancard, que pertenece a mi grupo, tiene inversiones. Eso no lo he inútil nunca, de hecho las explicité en mi revelación de intereses y patrimonio. Pero ahora este tema está resuelto, porque por primera vez, poco que nosotros impulsamos durante nuestro gobierno, existe una ley que regula la forma en que personas con patrimonios altos, como es mi caso, tienen que cuidar esas inversiones y ahí se establece por ley lo que yo hice voluntariamente, que es el fideicomiso ciego, e incluso se establece en algunos casos la obligación de traicionar ciertos activos, precisamente para hacerlo en forma transparente y evitar los conflictos de interés.

¿Desliz de criterio?

¿No es una error de criterio de su empresa, que sus ejecutivos hayan decidido hacer una inversión en una empresa pesquera mientras existía este proceso con Perú sobre el mar?

Bueno, los ejecutivos que administraban estas inversiones hicieron cientos de inversiones y el rol de ellos era gobernar con prudencia y con validez esas inversiones. Yo nunca les pedí que invirtieran en falta, nunca les pedí que no invirtieran en carencia, solamente les pedí que administraran esas inversiones con total autonomía y con una cuota de prudencia que significaba diversificar las inversiones. Habría sido más practicable, lógicamente, no diversificar, porque cuando uno diversifica tiene muchas inversiones y efectivamente no les correspondía a ellos hacer ese proceso.

Hay muchedumbre que piensa que su fideicomiso es “tuerto”, que el fideicomiso no funciona, que es fallido, que no hay confianza en esta separación que usted propone en el universo de la política.

Le puedo sostener que durante mi periodo de Presidente y mientras estuvo actual el fideicomiso ciego, no tuve ninguna información de ninguna naturaleza de las condiciones de inversión que tomaron cuatro instituciones financieras que, por lo demás, estaban obligadas por ley a suministrar el componente de secreto de ese fideicomiso.

Si usted decide responsabilizarse una nueva candidatura ¿va a transparentar toda esta situación?

Si eventualmente decidiera una candidatura, me voy a acoger 100% a la verso y el espíritu de la ley que hoy día está actual.

¿Esta situación afectaría una nueva candidatura suya?

Yo creo que no, porque los chilenos saben muy perfectamente que como Presidente no me preocupé ni un segundo de mi interés particular y privado, lo delegué en otras personas y dediqué todo mi esfuerzo, mi tiempo y mis capacidades a servir los intereses de Pimiento y de los chilenos.

Es probable que ahora se instale una comisión investigadora y eventualmente los parlamentarios del PC presenten una querella.

Yo le digo a las personas que presentan querellas que tengan mucho cuidado, porque cuando abusan de su atribución pueden estar cometiendo ellos un delito, que es el delito de calumnia. Yo acepto muchas cosas en política, pero lo que quia voy a aceptar es que se pretenda, en forma tendenciosa y miserable, poner en duda que mi trámite como Presidente tuvo un sólo objetivo al cual dediqué toda mi fuerza, energía y capacidades, que fue defender los intereses de Pimiento y de todos los chilenos.

Fuente:T13.cl

loading...