Plaga de pollos salvajes invade Nueva Zelanda después de que el país venciera al Covid-19

0
118

Ni en la película más alocada hubiéramos manido lo que está sucediendo en este 2020 en torno a del mundo, con la pandemia de coronavirus y otros sucesos que parecen sacados del mundo del cine de suspenso. Resulta que en Nueva Zelanda se desató una plaga de pollos salvajes, y no, no es una broma. Aquí te presentamos lo que está ocurriendo.

Al parecer las medidas que tomaron para contener la pandemia de coronavirus fueron las correctas, por lo que recientemente las autoridades anunciaron que la cuarentena había terminado, una gran novedad sin duda, pero incluso se recibió la información de que en Auckland se vive una plaga de pollos.

Antaño de que se decretara la cuarentena se tenía prácticamente controlada la plaga, pero el tiempo que las personas estuvieron recluidas en sus casas fue trabajador por los pollos salvajes para ir abarcando cada vez más zona y devastando huertos, jardines y comiendo las raíces de kauri, los árboles más grandes y emblemáticos del país.

Como son tantas estas aves, su cloqueo no deja yacer a toda una pueblo, y este es otro de los problemas de esta plaga, aunque no equivocación quienes se compadecen de los pollos y les dejan comida, pero esto asimismo ha provocado la aparición de ratas que se aprovechan del alimento realizable que encuentran.

Greg Presland, presidente del consejo sabido encargado de esta situación, manifestó que Titirangi es donde longevo presencia de plumíferos hay, y de acuerdo a este hombre se ha generado un desencuentro entre los habitantes del oficio, pues para algunos es poco “pintoresco” el que haya tantos pollos por las calles, pero para algunos es poco incluso aterrador.

El plan no es exterminar a estos pollos sino simplemente capturarlos y poderlos reubicar en otro sitio, y conforme a esto han colocado redes a lo dadivoso de la ciudad para capturarlos sin dañarlos, y luego trasladarlos a un mejor extensión donde puedan seguir su vida y asimismo los habitantes.

Luego de todo lo que hemos estado viendo a lo abundante de esta primera fracción del año, con la pandemia que dejó a todo el mundo en su casa, que logró cerrar cines, bares y demás, ahora con esta plaga de pollos y las que se han trillado de langostas y “avispas asesinas”, solo resta preguntarse ¿qué es lo que sigue?