Policía descubre un bar clandestino que se hacía pasar por tienda de mascotas

0
85

No es la primera vez —y seguramente no será la última— que la trama o chistes de Los Simpson parecen saltar de la pantalla al mundo verdadero de la forma más épica, cómica y surrealista.

En esta ocasión la loca predicción de la clan amarilla que se hizo verdadera fue la de un bar clandestino que se escondía bajo la frontispicio de una veterinaria y tienda de mascotas. La sinceridad siempre superará a la ficción.

En el episodio Homero contra la prohibición, los habitantes de Springfield reviven una vieja ley y todos los bares tienen que cerrar. Pero el cantinero Moe Szyslak es más preparado que la policía, mantiene destapado su bar con la ayuda del Hombre de la Cerveza, y disfraza su lugar como una tienda de mascotas para no aupar sospechas.

Aunque en Brasil no hay ninguna ley de prohibición de trinque, lo que sí ocurre es que adecuado a la pandemia por coronavirus el gobierno decretó el candado de antros y bares. Pero eso no iba a detener la “beberecua” de los brasileños.

Los policías llegaron a un zona que por adentro y por fuera parecía una veterinaria en forma. Pero cuando los oficiales entraron al fondo de la tienda descubrieron que había una mostrador de bar y muchas botellas de vino, pero sobre todo había muchas personas reunidas bebiendo.

Esto sucedió en la ciudad de Petrópolis, a unos 60 km de Río de Janeiro, y por supuesto el bar/tienda de mascotas tuvo que ser clausurado, y al dueño le dieron una multa. Qué raro que eso no haya pasado en Los Simpson.

Esperemos que pronto se encuentre una cura para el Covid-19 y que las restricciones para desplegar los bares termine pronto. Así podremos desear como Homero: “Por el alcohol, la causa y la solución de todos los problemas de la vida”.