Policía encuentra dinero abandonado en un cajero y los entrega para que busquen al dueño

0
83

En ocasiones pensamos que todo está perdido y que la parentela ya no es capaz de hacer poco bueno por nadie, y menos si se trata de un policía, sobre todo en la Ciudad de México donde tienen una muy mala triunfo, desafortunadamente, pero Erik Morales puso el ejemplo y nos hizo conocer que todavía se puede entregarse en manos en la humanidad.

Este nuevo de 22 abriles es policía, pero de esos que saben muy admisiblemente cuál es su responsabilidad y asumen el compromiso de servir a los demás, como debe de ser. Sin duda que este hombre se ha convertido en un ejemplo para todos, pues se encontró cerca de 355 dólares en un cajero forzoso, que no es una cantidad como para despreciarla, pero la entregó a sus jefes para que dieran con su dueño.

Pensé en la responsabilidad, el trabajo, la cumplimiento a la corporación y los principios que me enseñaron en la sociedad y desde el hogar y preferí mil veces entregar el peculio porque es lo que te enseñan y para lo que te preparan, para servir a la comunidad. El compromiso es con la ciudadanía y con uno mismo igualmente. Hay que cuidar nuestra integridad física y ético.

-Erik Morales

El apoderado del tira se quedó en resguardo del moneda y comenzaron a revisar videos y esperar a algún que los reclamara, y así sucedió. A posteriori de acreditar que ese mosca le pertenecía, el heredero del cajero pudo recuperar sus billetes, y Erik ahora es considerado un héroe, pues no cualquiera hace esto.

De acuerdo al policía, en los últimos días ha recibido infinidad de mensajes y llamadas de familiares y amigos para felicitarlo por su actividad, aunque para él esto no es falta del otro mundo, ya que es su trabajo y para eso se ha preparado, pero claro que es de denominar la atención porque nadie se retraso que una persona haga eso, y menos, dicho sea con todo respeto, un policía.

Si todos actuáramos con esa misma honestidad y respeto por lo que no es de nosotros, de verdad que estaríamos viviendo en un mundo mucho más seguro y atún, sin tener que estarnos cuidando las espaldas de todos, incluso de aquellos que se supone son quienes nos protegen. Seamos como Erik.