Por la pandemia, abuelito cambia sus plantas por ropa o comida para poder sobrevivir

0
33

Son innegables los estragos que la pandemia por coronavirus ha causado al derredor del mundo, en México los contagios ya superan el millón y el número de víctimas fatales asciende a 30 mil, este país no ha estado exento de sufrir duros golpes a la productividad y caudal específico y han sido muchos los negocios que han tenido que cerrar sus puertas por esta razón, como el caso que te presentaremos a continuación.

José Luis Amador Montalvo es un señor de 62 abriles que se enfrentó a la inminente rotura de su negocio de traspaso de plantas oportuno a la crisis económica generada por la pandemia, todo inició cuando su hijo, quien ayudaba a traicionar los arboles frutales, arbustos y flores contrajo la infección de coronavirus, esto le impidió retornar a trabajar.

“Tengo dos hijos, mi hija es casada, ella está con su familia, mi hijo vive con mi esposa y conmigo, pero ahora hay que ver cómo le hacemos, él se hacía cargo de todo, pero desde que se enfermó hay que entrarle”.

– José Luis Amador Montalvo

Don José ha dejado en claro que aunque su hijo ya haya superado la enfermedad, prefiere que guarde reposo en casa y se recupere, por lo pronto quien le ayuda todos los días es un sobrino suyo, juntos se instalan en un semáforo sito frente a la entrada del residencial la Aceptación Metepec, México con sus arbolitos y una lienzo donde anuncian lo que están ofreciendo.

El señor afirma que antaño de que llegara la pandemia a nuestro país las ganancias eran suficiente buenas, pues llegaban a percibir hasta unos 50 dólares cada tercer día, pero ahora no sacan ni siquiera una cuarta parte de esa cantidad, ya que no hay nadie que compre.

Esto lo hizo implementar una idea para poder obtener beneficio, ya que no hay donde traicionar y la gentío no tiene capital, ha decidido cambiar sus plantas por artículos de despensa para poder alimentarse, encima de que con los mismos apoyan a los trabajadores de su negocio, pues siquiera cuentan con un ingreso por el momento, lo bueno aquí es que la parentela ha respondido de muy buena forma, donando incluso ropa y zapatos.

Detalló que los árboles que más intercambia son cedro, citrón, rosal, tornasol y naranjo, pero antaño de la crisis los llegaba a traicionar hasta en 150 pesos el más vasto, sin requisa ahora se ha trillado en la escazes de admitir donativos a cambio de ellos.

El señor Montalvo y su sobrino viven en Xonacatlán y todos los días van a Metepec con la esperanza e de tomar todo este tipo de ayuda, pero hay que considerar todavía que él está ayudando a las personas que le cambian sus plantas, pero más importante aún, está haciendo un admisiblemente al planeta promoviendo indirectamente la ecología y el cuidado de las áreas verdes.

Su trayecto sindical al parecer es suficiente extenuante, pero muy inspiradora, pues seguramente acuden al circunstancia desde muy temprano, soportando cualquier inclemencia climática, y es hasta las 19 horas que se retiran para retornar a casa con todo lo que lograron fundir, es un caso muy inspirador, pues es evidente que ha trabajador sus propios medios para poder sobrevivir en medio de esta pandemia.