Por primera vez en la historia científicos descubren agua y restos orgánicos en un asteroide

0
67

La sonda espacial Hayabusa fue la primera tarea no tripulada enviada al espacio extranjero por la Agencia Japonesa Aeroespacial, cuya tarea principal era cosechar muestras de polvo del asteroide Itokawa para posteriormente ser analizadas en la Tierra. La nave dejó este planeta en 2003, aterrizó en 2005 y a posteriori de varios deuda, volvió hasta el 2011.

Han pasado 10 abriles y tan pronto como se está aclarando la información de los hallazgos de la empresa y por primera vez en la historia, los investigadores encontraron agua, así como material orgánico en un cuerpo celeste.

La investigación fue publicada en la revista Scientific Reports y se tituló Materia orgánica y agua del asteroide Itokawa. Esta se basó en un solo bulto del polvo recolectado en el asteroide, lo que sorprende a todos, ya que es tentador concluir que a la vida extraterrestre le sea posible crecer en los asteroides, pero el agua y la materia orgánica no provienen de otro planeta, sino que son propias de la roca espacial. Adicionalmente, científicos del Royal Holloway de la Universidad de Londres creen que el asteroide ha estado atravesando por un proceso de cambio durante miles de abriles.

Comprender la verdadera naturaleza del agua extraterrestre y la materia orgánica que estaban presentes en el arranque de nuestro sistema solar y su posterior proceso, requiere el estudio de astromateriales prístinos.

Se trata de un descubrimiento de lo más asombroso. La Dra. Queenie Chan, del Área de Ciencias de la Tierra, ha expresado que al tomar en cuenta las condiciones de toda índole que tuvieron que ser soportadas por el asteroide, desde temperaturas extremadamente volátiles hasta diversas rupturas y deshidratación, se cree que el Itokawa fue capaz de sobreponerse y rehidratarse con el material que ha podido acoger durante su trayecto.

A posteriori de ser estudiado en gran detalle por un equipo internacional de investigadores, el disección de un solo orzuelo, al cual le llamamos Amazon, demuestra que ha preservado tanto la materia orgánica primitiva (sin calentar) como la procesada (calentada) en diez micrones (una milésima de centímetro) de distancia.

– Queenie Chan

La materia orgánica que se calentó en la superficie de los asteroides indica que este lo hizo a más de 600 °C en algún momento de su existencia. Mientras tanto, la materia orgánica que no logró calentarse señala que la caída de materia orgánica primitiva arribó a la superficie del asteroide mucho posteriormente de que este se enfriase.

A partir de estos hallazgos, los investigadores confían en que esto pueda ayudar a desarrollar más estudios tomando muestras de otros asteroides, como la tarea Hayabusa2, concluida el 2020, cuya sonda trajo a la Tierra piezas de hasta 38 cm de satisfecho del asteroide Ryugu.

Se trata de hallazgos muy emocionantes, ya que nos dan a conocer detalles muy complejos en la vida de un asteroide. Adicionalmente, su vía de proceso es muy parecida a la de la período prebiótica de nuestro planeta.