Por qué el video de Trump y su trato a las mujeres es la controversia más dañina

0
594
loading...

Hace un par de semanas, a posteriori de la controversia por sus calificativos para con la ex Miss Universo Alicia Machado, sugerí que el candidato republicano dejara de meterse con nuestro peso.

Ahora, y casi no puedo creer que estoy escribiendo esto, sugiero que deje nuestras vaginas en paz.

Un día posteriormente de que se conociera un video en el que afirma que podría tener a cualquier mujer que quisiera porque es una fortuna y “agarrarlas por el c…”,Trump está en un auténtico hervidero político.

Lo suficientemente caldeado, muy posiblemente, como para consumir con cualquier posibilidad de que gane la carrera por la Casa Blanca.

¿Por qué este video en particular, y no la examen de otras controversias que lo han plagado en semanas recientes?

Trump se vio obligado a transmitir un video ofreciendo disculpas.

Primero, analicemos lo que dice. Hay poco particularmente sexista -y yo diría que abusivo- en esta impresión.

Para muestra, lee este extracto:

-“Cuando eres una estrellas, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa”.

-“Lo que quieras”, dice el entrevistador.

-“Agarrarlas por el c…, puedes hacer cualquier cosa”, argumenta Trump.

Un problema generalizado

Es la forma en que Trump deja ver que concibe a las mujeres como un pedazo de carne, poco que él quiere, toma y descarta, lo que resulta tan dañino.

Una de cada cinco mujeres en EE.UU. ha sido víctima de violación o intento de violación.

Encuestas (del gobierno de Estados Unidos y de la ONU) sugieren que una de cada cinco mujeres en Estados Unidos es víctima de violación o intento de violación, y que un increíble 83% de las chicas sufre de acoso sexual en la escuela.

Trump no es culpable de deber cometido nadie de esos delitos, pero su idioma es exactamente el tipo de jerga que da pie para que hombres y chicos sientan que está proporcionadamente pasarse de las mujeres.

Hay una violencia en la frase “agarrarlas por el c…” y “puedes hacer cualquier cosa” que cualquier víctima de tropelía en el mundo reconocería, y que le revolvería el estómago a cualquier mujer en el mundo.

Restarle importancia al video como “bromas de vestuario” e insinuar que la multitud que se siente ofendida está haciendo un escándalo por poca cosa; o asegurar, como hizo en su extraña disculpa del sábado en la perplejidad, que se trata de una distracción, agrava el problema.

Pero el video no solo ofendió a las mujeres, a arbitrar por la reacción en el partido Republicano; ha ofendido a muchos hombres igualmente.

Aunque si eso va a traducirse en que le retiren el apoyo, está por encontrarse.

Más mujeres que mexicanos

Trump ha denigrado de otros en el pasado. Sus comentarios sobre los musulmanes y los mexicanos han sido quizás igual de grotescos y muchos, incluyendo a algunos republicanos, han sugerido que lo descalifican como candidato presidencial.

Pero no todos en Estados Unidos, sin requisa, conocen a un musulmán o a un mexicano.

Trump ha ofendido a mucha familia en el pasado.

Todo el mundo, sin requisa, tiene madre. Y mucha parentela, muchos votantes, tienen esposas, hermanas o hijas.

Esa es la razón por la que este video toca una fibra muy sensible, con los dos sexos, de guisa que no han hecho afirmaciones previas.

El momento de afirmar no

El que hombres poderosos utilicen su posición para obtener favores sexuales no es carencia nuevo, incluso en la Casa Blanca. John F. Kennedy y Bill Clinton abrieron ese camino.

Hoy algunos de los simpatizantes de Trump están argumentando que quienes votaron por Bill Clinton no tienen derecho a sentirse ofendidos por Trump.

¿Saldrá a relucir la infidealidad de Bill Clinton en el debate de este domingo?

Yo he criticado la forma en que Bill Clinton trata a las mujeres y el papel de Hillary Clinton en protegerlo, pero esos simpatizantes no están entendiendo el punto.

En el año 2016, ¿no queremos más de nuestros líderes que otro hombre que cree que obtener favores sexuales de quien él quiera y cuando él quiera es uno de los beneficios del poder? Por mis dos hijas, yo sí.

Cómo logrará Trump salir de ésta no parece claro. No le gusta disculparse. Se ha ufanado de que nunca lo ha hecho.

Y sin secuestro, publicó una manifiesto grabada en la que afirma: “Dije lo que dije, estaba equivocado y me disculpo”.

A continuación en el video, ataca el expediente de los Clinton. Así que la sombra del domingo, cuando se enfrente en un debate con Hillary Clinton por segunda vez,¿sacará a relucir el affair de Bill Clinton y el papel de Hillary en el trabajo de desacreditar a la mujer involucrada, o no hablará de sexo para carencia?

En el pasado, Trump no ha podido resistir la tentación de reponer cuando lo atacan. Así que, sin importar lo que sus asesores le hayan experto, sospecho que vamos a ver más de esto la sombra del domingo en St Louis.

 


Fuente:T13.cl

loading...