¿Por qué es tan importante el hallazgo de un sistema estelar con 7 planetas similares al nuestro?

0
307
loading...
loading...

Un descubrimiento único.

Un colección internacional de astrónomos anunció este miércoles el hallazgo de un sistema principal con siete planetas de masa similar al nuestro, tres de los cuales se encuentran en una zona habitable y podrían abrigar océanos de agua en su superficie.

Los planetas se encuentran a 40 abriles luz de la Tierra, en la constelación Pecera. Orbitan rodeando de Trappist-1, una destino de “poca” masa y “fría”.

El figura y el sistema que viaje rodeando de este reciben el nombre de Trappist por las siglas en inglés del Telescopio Pequeño para Planetas en Tránsito y Planetesimales, emplazado en Pimiento.

Con este aparato se observaron tres de los siete planetas, en mayo de 2016, de acuerdo a la página de la Nasa.

Por sus condiciones, existe laposibilidad de que el sistema Trappist-1 pudiera acoger vida. Tres de estos mundos se encuentran en el interior de una zona considerada como “habitable”, por la distancia que los separa de su suerte.

Pero el coinvestigador del esquema, Amaury Triaud, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, dijo que si el planeta más alejado tiene una entorno que atrapa eficientemente el calor -un poco más como la entorno de Belleza que la de la Tierra- podría ser habitable.

“Sería decepcionante si la Tierra representa la única posibilidad para la habitabilidad en el Universo”, dijo Triaud a la BBC.

“Encontrar una nueva Tierra es cuestión de tiempo”, dijo el astrofísico Thomas Zurbuchen, director de misiones espaciales de la Nasa durante el anuncio del descubrimiento a través de Facebook.

Póster de la Nasa

Michaël Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja, Bélgica, e investigador principal del esquema, dijo que “los planetas están muy cerca uno del otro y muy cerca de la fortuna, lo que recuerda mucho a las lunas aproximadamente de Júpiter”.

De hecho, los siete planetas están más cerca de Trappist-1 que Mercurio del Sol, según la NASA, y si una persona se parara en la superficie de alguno de ellos, tal vez vería a uno de los otros planetas, casi como se ve la Vidriera desde la Tierra.

“Sin bloqueo, la destino es tan pequeña y tan fría que los siete planetas son templados, lo que significa que podrían tener agua líquida y, por extensión, quizás vida en su superficie”, agregó.

El sistema descubierto tiene tanto el viejo número de planetas del tamaño de la Tierra como el viejo número de mundos que podrían contar con agua líquida en superficie hallados hasta la momento.

Los planetas, cuyo descubrimiento apareció en la revista Nature, fueron detectados usando el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA y varios observatorios en tierra.

Los seis planetas internos parecen tener órbitas coordinadas entre sí.

Estrella

Esta armonización parece ser resultado de interacciones tempranas en la cambio del sistema planetario.

Búsqueda de oxígeno

La subsiguiente grado de la investigación consiste en despabilarse gases esencia como oxígeno y metano, que podrían aportar pruebas sobre lo que sucede en la superficie, explica David Shukman, editor de Ciencias de la BBC.

“La emoción en torno a este último descubrimiento se debe no solo al hecho de que muchos de los planetas son del tamaño de la Tierra. También a que la estrella Trappist-1 es convenientemente pequeña y tenue. Esto significa que los telescopios no se ‘deslumbrarán’ como sí lo harían al apuntar a estrellas mucho más brillantes”, comenta Shukman.

“Así, se abre una fascinante vía de investigación de estos mundos y sus atmósferas”, agrega.

Ilustración de un artista sobre cómo sería la superficie de uno de los planetas de Trappist-1.

Los astrónomos confirman que debería ser posible estudiar las propiedades atmosféricas de los planetas con telescopios.

“El telescopio espacial James Webb, el sucesor de Hubble, tendrá la posibilidad de detectar ozono si es que esta molécula está presente en la atmósfera de alguno de los mundos”, dijo el coautor de la investigación, Brice-Olivier Demory, de la Universidad de Berna, Suiza.

“(El ozono) podría ser un indicador de la actividad biológica en el planeta”, agregó.

Pero el astrofísico incluso advierte que debemos ser extremadamente cuidadosos al inferir actividad biológica desde acullá.

Algunas de las propiedades de las estrellas frías y de poca masa podrían suponer desafíos para el explicación de la vida. Por ejemplo, algunas son conocidas por emitir grandes cantidades de radiación en forma de llamaradas, que tiene el potencial de desinfectar las superficies de los planetas cercanos.

 


Fuente:T13.cl

loading...