Por qué este miércoles es un día decisivo para la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff

0
457
loading...
loading...

En el senado brasileño tiene división la votación que autorizará o no dar inicio al “impeachment” contra la mandataria.

A la Cámara Suscripción le llegó el declarante del Congreso, a posteriori de que el 17 de abril 367 de sus 513 diputados votaran a privanza del “impeachment”, alcanzando así los dos tercios requeridos para continuar con el proceso por supuesto crimen de responsabilidad que amenaza a la presidenta.

Rousseff está acusada de usar mosca de bancos públicos para enriquecer programas del gobierno y maquillar el compromiso fiscal, violando normas que prohíben esa praxis, pero sus partidarios afirman que esto es sólo una excusa para esconder un descarado intento de contratiempo de Estado.

Ella misma se mostró “indignada” tras la votación de la Cámara Disminución, dijo sentirse“víctima de una gran injusticia”, y aseguró que seguiría luchando contra el procedimiento rajado en su contra.

“Tengo la fuerza, el espíritu y el valor. No seré derrotada, no me paralizarán. Seguiré peleando y pelearé como he hecho toda mi vida”, dijo en un discurso televisado.

“Se usa la apariencia de un proceso democrático para practicar un abominable crimen, como es condenar a un inocente”.

Suspensión o no

Ahora, pues, es la Cámara Suscripción la que tiene la responsabilidad de seguir con el procedimiento.

Antaño que cero, los senadores tendrán que osar por mayoría simple si se justifica seguir delante. Y eso es exactamente lo que tendrán que elegir esta miércoles.

La sesión comenzará a las 9:00 de la mañana hora recinto (GMT-3) y cada senador tendrá 15 minutos para pronunciarse.

Si al menos 41 de los 81 senadores votasen a ayuda de iniciar el inteligencia político, la presidenta se vería obligada a separarse del cargo por hasta 180 días, mientras la Cámara Suscripción decide su destino.

Entonces asumiría temporalmente la presidencia el contemporáneo vicepresidente Michel Temer, cuyo Partido del Movimiento Tolerante Brasileño, el viejo rama del Congreso, rompió recientemente con el gobierno.

Dos tercios

El litigio político a Rousseff en el Senado sería supervisado por el presidente del Supremo, Ricardo Lewandowski.

Para que Rousseff resulte impedida definitivamente de profesar la presidencia, al menos dos tercios (54) de los 81 senadores deberían aprobar su destitución.

En tal caso, Temer sería investido como presidente aunque esto igualmente generaría dudas: el contemporáneo vicepresidente de 75 abriles enfrenta otro pedido de seso político, procesado de cometer los mismos crímenes fiscales que atribuyen a Rousseff.

Pero si la mandataria fuese absuelta o el Senado no tomase ninguna atrevimiento en los 180 días posteriores a su eventual separación del cargo, volvería inmediatamente a la presidencia.

 


Fuente:T13.cl

loading...