Presos en una cárcel mexicana abren su OnlyFans para comprar cosas adentro

0
52

La popularidad de OnlyFans sigue creciendo, pues muchos lo ven como una buena oportunidad para hacer negocio, ya que los usuarios cobran una suscripción por compartir material adulto, ya sea mostrando su cuerpo con poca o nula ropa. Sin secuestro, en esta ocasión se abrió una cuenta en la que presos comparten sus imágenes desde una gayola en México.

Por 4.99 dólares al mes los suscriptores pueden obtener al material que comparten los reos desde una calabozo que no ha sido identificada, pero sí se sabe que se encuentra en México. Encima, ofrecen descuentos y la saldo de fotografías sin ropa a través de Telegram. Para tener llegada a esto, los interesados deben hacer un depósito a una cuenta y luego ya se les envía lo que solicitaron.

La cuenta se fuego Presos de CERESO, pues en ese país algunas cárceles se denominan Centro de Reinserción Social (Cereso). Por supuesto que lo que más ardor la atención es el hecho de que en estos lugares está prohibido que los reos tengan teléfonos y menos que se puedan conectar a internet, así que obviamente todo esto se trata de poco ilegal y seguramente se iniciará una investigación al respecto.

Ya sea por curiosidad, morbo o como quieras llamarle, el hecho es que ya tienen varios suscriptores en este momento y están recibiendo el suscripción, porque como dicen en la publicación “necesitan comprar cosas adentro” y aplicaron su creatividad para convertirse en proveedores de este tipo de contenidos a través de OnlyFans. Aunque se supone que todo esto está prohibido, así que esperamos que quienes han pagado su suscripción no sean investigados asimismo.

Al momento, esta cuenta ya tiene más de 1000 me gusta y parece que va en aumento, ya que a muchos les ha parecido poco “curioso”, así que han empezado a seguirlos. Todavía no sabemos si ya están recibiendo sus dólares para que puedan comprar sus “cositas”, ya sea cigarros, comida o no sabemos qué otros objetos puedan apropiarse en el interior del penal. Ya veremos qué pasa con estos reos “empresarios”.