Presupuesto: Valdés identifica US$ 5 mil millones que podrían reasignarse

0
559
loading...

Por Carlos Agurto

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, llegó a la reunión del Comité Político en La Moneda minutos después de conocerse que el crecimiento del Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) de julio era de sólo 0,5% y; tras un informe del BBVA que anticipó que esta cifra hacía aumentar las posibilidades de que la economía chilena entre en una “recesión técnica”. 

“Estimamos que la probabilidad de recesión es de un 75%. Tendría que darse alguna recuperación en minería y en algunos componentes del resto de la economía, particularmente manufactura, durante agosto y septiembre para que el escenario de recesión no se concrete”, dijeron desde la entidad bancaria luego que la capital chilena creciera por debajo de lo esperado en el séptimo mes del año.

Pese a que Valdés descartó a los presidentes de partidos de la Nueva Mayoría y los ministros que componen dicha instancia la posibilidad de que el ambiente planteado por BBVA se cumpliera, estos informes le permitieron insistir en el apretado escena fiscal que enfrenta el gobierno de cara a la discusión de la Ley de Presupuesto 2017. 

“Creo que ya están un poco cansados en el comité político escuchar lo que Hacienda siempre dice, pero la verdad es que este es un año particularmente estrecho y creo que todos van tomando conciencia de eso”, dijo el jerarca de la billetera fiscal una vez finalizado el reunión.

En la oportunidad, el secretario de Estado aprovechó de dejar en claro adicionalmente que el Presupuesto estará en línea con la regla de recuento estructural. “Al final del día la regla fiscal le ha aportado mucho a Chile y el gobierno está completamente convencido que apartarse de la regla sería un error fundamental y no lo vamos a hacer”.

Tras el comité político, el ministro Valdés cruzó al edificio de Teatinos 120 para afinar los últimos detalles de la presentación que realizó contiguo a los equipos técnicos de la cartera a los parlamentarios oficialistas miembros de las comisiones de Hacienda del Senado y la Cámara de Diputados y los jefes de bancada de la Nueva Mayoría, lo que le entregó un carácter más político que técnico al desayuno que se realiza casi todos los lunes en Hacienda. 

Acompañado por el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco; los asesores Macarena Lobos y Enrique Paris; y el director de la Dirección de Presupuestos (Dipres), Sergio Granados; Valdés entregó un descomposición macroeconómico que incluyó la caída en el precio del cobre y el bajo crecimiento del PIB que ratificó lo planteado por él en los últimos meses: la billetera fiscal es estrecha. 

Pero agregó un cantidad que podría agravar la situación: los ingresos fiscales en 2017 serán inferiores a los del presente año. Esto pese a que el plan de reforma tributaria consideraba que el próximo año el Fisco recaudaría 2,29 puntos adicionales del PIB.  “De esta forma, el ministro reconoció que las posibilidades de crecimiento del gasto fiscal son casi cero”, admitió uno de los diputados asistentes al altercado. 

Reasignaciones 

La casi nula posibilidad de incrementar el consumición fiscal en el Presupuesto del próximo año pone en una complicada situación al gobierno frente a los parlamentarios del coalición oficialista, que ven con preocupación que se dé esta situación de estrechez en un año electoral. Por esta razón, en Hacienda se pusieron en la búsqueda de un plan B y parecen haberlo antagónico.

El director de la Dipres fue el encargado de presentar un documentación que aglutinaba la totalidad de los programas que actualmente ejecutan los ministerios y que, de acuerdo a la perspectiva de Hacienda y de los propios parlamentarios, son posibles del tesoro sabido donde es posible echar mano para ser reasignados.

De acuerdo a lo expresado por Granados, más o menos de un 9,5% de los medios comprometidos en el Presupuesto son utilizados en estos programas y candidatos a ser analizados para una eventual reasignación. Tomando en cuenta que el tesoro de este año consideró unos US$ 54.000 millones, los medios en condiciones de ser movilizados se empinarían por sobre los US$ 5.000 millones.

Poco de la logística de Hacienda fue anticipada por Valdés antiguamente del refrigerio parlamentario. “Creo que estamos crecientemente por el concepto de reasignar. Si hay un programa o proyecto particularmente importante, busquemos otro que no lo sea para poder reasignar esos fondos, creo que ese va a ser el foco principal de la discusión presupuestaria”.

El plan del ministro fue admisiblemente pasado por los parlamentarios quienes entregaron propuestas preliminares de dónde se podría movilizar posibles. “Varios hablamos de replantear el tema de asesorías, estudios, publicaciones, viajes al extranjero, seminarios, proyectos pilotos, etc”, dijo uno de los asistentes.

Esta idea fue respaldada por el senador DC y presidente de la Comisión de Hacienda, Andrés Zaldívar. “Lo importante es cómo darle eficiencia a la inversión y mejorar la ejecución. (…) Hay que hacer reasignaciones, cuando hay escasez hay que tratar de invertir bien”, expresó.

El asimismo ex ministro de Hacienda ha sido un férreo defensor de las políticas de rigidez que ha implementado Valdés y destaca la importancia de no aumentar el consumición para ceñirse a la meta de convergencia al balanceo estructural. 

“La regla fiscal para nosotros es esencial y en eso hay que mantenerse. (…) En el momento más difícil con demandas que son muy grandes y en momentos de escasez, el ministro Valdés tiene que ponerse muy firme y no romper la disciplina fiscal, porque la disciplina fiscal es un patrimonio de este país”, expresó.

La moderación que propone el dirigente de la billetera fiscal ha acabado permear a otros parlamentarios oficialistas que ven la carencia de mejorar la calidad del consumición sin que implique mayores posibles para el Estado. 

“Todos los ministerios tienen programas y no todos están vinculados necesariamente a una ley y tienen una evaluación particular, hay algunos que pueden tener una víctima ejecución, otros pueden tener reincorporación ejecución pero bajo impacto social. Ahí hay un espacio donde es posible rediscutir la inversión pública”, aseveró el diputado PS y presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara Desestimación, Manuel Monsalve.

El propio parlamentario socialista advirtió que si habìa sectores de su propio partido que impulsaban un decano compra fiscal para impulsar la crematística, “lo bastante es que mantengamos nuestro compromiso de balanceo estructural y de controlar el obligación fiscal”.

Pero no todo se quedó en encargarse el contemporáneo decorado por parte de los legisladores presentes en el concurrencia. De hecho, aprovecharon la oportunidad para plantearle a Valdés que cambie el discurso con el que el gobierno afronta la flagrante coyuntura, con el objetivo de dar señales a la opinión pública de que se está trabajando en pos de aventajar la desaceleración. De hecho, le pidieron al ministro que enfrentara a los medios de comunicación con una “posición más positiva”.

Fue el propio Monsalve quien a la salida del armonía reconoció que el presupuesto hay que verlo como una oportunidad en tres sentidos. “Primero, que la coalición tiene capacidad de presidir y ponerse de acuerdo y puede procesar sus diferencias, sus visiones por sobre todo. Dar una señal de gobernabilidad”.

Al mismo tiempo, “mostrar que el gobierno tiene la capacidad de colocar energía en aquellas actividades del consumición manifiesto que pueden contribuir a la vivientes de actividad económica y empleo”.

Por postrer, el diputado PS planteó que  la Ley de Presupuesto “debe ser incluso una señal a los ciudadanos, de que es posible indisponer aquellas cosas que consideran más pertinentes y urgentes”.

El próximo lunes, el ministro de Hacienda volverá a reunirse con los parlamentarios, quienes harán lograr propuestas más concretas de reasignación presupuestaria.

Fuente:T13.cl

loading...