Proveedor de balines antidisturbios de Carabineros advirtió en su manual “no disparar a la cabeza” y que su uso inadecuado “puede causar lesiones graves o la muerte”

0
74
loading...

Desde que empezó el estallido social, a Carabineros se le cuestionó el uso indiscriminado de perdigones en sus intentos de repeler las manifestaciones a lo grande de Pimiento, y que han dejado más de 200 casos de mutilaciones por impactos balísticos en los luceros.

Eso terminó este martes, cuando el común director de Carabineros, Mario Rozas, anunció que la institución suspenderá el uso de balines como herramientas antidisturbios.

Sin confiscación, la atrevimiento de Rozas dejó un lado franco para Carabineros. Esto, porque si proporcionadamente el caudillo director de la institución deslindó toda responsabilidad en el proveedor, se conoció un documentación de la empresa del 15 de septiembre del 2011 que había preparado que el uso de los perdigones puede montar a ser ofensivo y es palmario en señalar que “el disparo debe ser hecho apuntando el armas a las piernas de los infractores, no disparar contra la comienzo y bajo el vientre” y que el disparo “no debe ser realizado a distancias inferiores de 20 metros”. Hasta el lunes, el INDH contabilizaba 222 personas con heridas oculares.

Desde Carabineros emitieron un comunicado diciendo que “de acuerdo a la ficha técnica entregada por el proveedor certificado, conforme a las bases de licitación y al contrato de compra del año 2017, que establecía como requerimiento la entrega de perdigones de goma, esta munición es marca TEC, calibre 12”.

Después indican que se encargó un descomposición de los perdigones al Laboratorio de Criminalística de Carabineros, quienes en su conclusión se diferenciaron de la entregada por la Universidad de Pimiento, pero, a pesar de esto, igual mostró diferencias “con la composición declarada por el proveedor en su ficha técnica”.

Sin requisa, el proveedor en cuestión, TEC Harseim, quien en su descripción en el portal Mercado Notorio dicen que son una empresa que se dedica a la “importación, exportación, fabricación y comercialización de productos de recreación y deportivos”, ya había preparado esta situación a Carabineros el 15 de septiembre del 2011. Si aceptablemente refirmar que los perdigones son de borrador, agregan que su uso puede venir a ser mortífero.

En un referencia firmado por Rodrigo Rumié Pelambrera, del sección marcial de TEC Harseim, dicen que este tipo de munición puede ser disparado por cualquier escopeta calibre 12 de cañón regular cilíndrico, el que debe estar libre según sus recomendaciones. Posteriormente indica que “el disparo debe ser hecho apuntando el arma a las piernas de los infractores, no disparar contra la cabeza y bajo el vientre” y que el disparo “no debe ser realizado a distancias inferiores de 20 metros”.

Finalmente, dice que este tipo de cartucho “solo puede ser utilizado por personas legalmente habilitadas y entrenadas. Si se usa de forma inadecuada, puede causar lesiones graves o la muerte”.

Desde El Mostrador nos comunicamos con Rodrigo Rumié para confirmar la certeza del referencia, pero tras conocer quien lo estaba llamando, colgó el teléfono.

Instalaciones de Tec en Renca

Un medallista administrador

El apoderado militar de Tec Harseim es Alfonso de Iruarrizaga, el triunfador de medalla de plata en Seúl 1988 en la modalidad de tiro skeet, todo un hito para el deporte doméstico porque habían transcurrido 32 abriles desde que un deportista chileno había escalado al podio altanero.

De acuerdo a un reportaje de El Dínamo, el deportista vende municiones desde el 2015 a Fuerzas Armadas y su más fresco negocio fue venderle al Ejército de Pimiento más de 36 mil cartuchos de balas antidisturbios adaptado en medio del estado de emergencia decretado tras el estallido social. La operación de “entrega inmediata” significó para Tec Harseim ingresos por 32,7 millones.

Desde Carabineros se indica que Tec Harseim es para la institución el principal proveedor de los controvertidos balines, municiones que adicionalmente cuentan con la certificación del IDIC (Instituto de Investigación y Control) del Ejército.

Sin confiscación, la operación con carabineros de la cesión de perdigones supuestamente de pegamento, podría configurar fraude al Fisco, según advirtió el Fiscal Doméstico Jorge Abbott, lo que pone tanto a la policía uniformada como a la empresa en problemas.

El giramiento de Carabineros

El genérico Rozas se vio obligado a tomar una audacia luego de la presión que puso la difusión del estudio de la Autorización de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Pimiento. La institución policial había refutado el domingo el estudio realizado por la Casa de Bello y ahora anunció que enviará los informes a una universidad del extranjero para pedir una nueva opinión.

El reporte purista de la Capacidad de Ciencias Físicas y Matemáticas que buscaba dilucidar la exacta composición de los balines concluyó que “los perdigones analizados contienen 20% de caucho y el 80% restante corresponde a otros compuestos. Los otros compuestos son sílice, sulfato de bario, y plomo”.

En otras palabras, los balines no son de tirador como lo han asegurado desde la entidad uniformada desde que comenzaron las manifestaciones y como lo aseguró incluso el abogado Mijail Atún, en representación de Pimiento en la sesión de  la Corte Interamericana de los Derechos Humanos.

Otro sujeto determinante fueron las resoluciones de cinco Cortes de Apelaciones (Rancagua, Concepción, Antofagasta, La Serena y Valparaíso) del país que dictaron orden de no innovar, instruyendo a Carabineros a no utilizar este tipo de munición contra los manifestantes.

Desde Interior indicaron que el ministro Gonzalo Blumel y el subsecretario Rodrigo Ubilla se reunieron este martes con Rozas, luego de todos los informes que se han recabado con respecto a la composición de los perdigones.

loading...