Putaendo no se rinde contra proyecto minero: dirigenta social acusa que “estamos sitiados por carabineros y militares”

0
166

La aprobación en plena pandemia por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de Valparaíso de un esquema minero en Putaendo tiene en pie de refriega a esta comunidad de la Región de Valparaíso.

El fin de semana pasado, la comuna ya fue tablas de manifestaciones de los detractores al plan que contempla prospecciones de la Compañía Minera Vizcachitas Holding, propiedad de la canadiense Andes Copper.

Las manifestaciones fueron disueltas por Carabineros y militares, lo que motivó la presentación de un oficio por parte del diputado Diego Ibáñez (Convergencia Social) al intendente de Valparaíso, Jorge Martínez y al regidor de San Felipe, Claudio Rodríguez, para que se pronuncien delante los hechos.

Y todo indica que la presión ciudadana no cederá. “Lo que se viene son más movilizaciones, eso te lo puedo decir porque se está escuchando que la comunidad se enfrenta a esta crisis, ya que está la crisis sanitaria y nos quieren traer otra, mientras ya tenemos una sequía que afecta a la economía local. La gente no se va a quedar en sus casas, no se va a quedar pasivamente, la gente va a salir a reclamar”, comenta a El Mostrador Darío Cuevas, presidente de la Corporación Cultural de Putaendo.

La situación es tensa y todo apunta con destino a el gobierno regional. “Estamos sitiados por carabineros y militares, mientras que el intendente Jorge Martínez accede a los caprichos de la minera Los Andes Copper, creyendo que esto hará que el pueblo de Putaendo se enmudezca y atemorice, pero crea el efecto contrario. Putaendo hoy se levanta con más fuerza ante la pandemia y grita con más fuerza ¡no a la gran minera, no al robo de las aguas, no a este gobierno manipulador!”, acusa la dirigenta de “Putaendo Resiste”, Verónica Barrera.

“Queremos que se sepa que Puteando es un pueblo tranquilo y sin mineras, que protege su bienestar. No queremos una crisis sanitaria de contaminantes y sequías”, complementa Cuevas.

Con banderas negras

En Putaendo, hay indignación, pues consideran que el plan fue admitido virtualmente entre gallos y medianoche, sin tomar en cuenta sus argumentos. “Ellos aprobaron todo sin ningún cuestionamiento. Sentíamos que los informes, como el de DGA, que claramente señala que las vertientes que se van a ocupar son parte del caudal del Río Rocín, eran un argumento serio. Además, el interesado, en este caso la minera, no tiene derechos de agua en esta cuenca”, mencionan desde la municipalidad recinto.

Incluso, la comunidad de Putaendo envió más de 2 mil cartas a la Intendencia para exigir su décimo en la toma de decisiones. Sin bloqueo, la Comisión de Evaluación Ambiental de Valparaíso sesionó sin considerar su opinión, acusa el diputado Ibáñez, para quien el esquema es inadmisible, tomando en cuenta que “esta es una zona de escasez hídrica, que ya viene golpeada por los proyectos que hoy contaminan el agua”.

Desde Putaendo Resiste han llamado a los vecinos a colocar banderas negras en sus casas para expresar su descontento con el plan. “Lo que más contentos nos tiene es que cada vez hay más grupos movilizados y mientras más seamos será mucho mejor. Nosotros seguiremos haciendo caravanas y recorriendo la comuna, y el llamado a los vecinos es que no bajen los brazos porque todavía esto se puede parar”, acota la dirigenta de esta estructura, Patricia Fuentes.

“La legislación chilena es súper permisiva para que entren esos proyectos y aquí se ha notado que le han dado luz verde a todo. Esta mina hace más de 10 años que ha estado trabajando e hizo más de 70 sondajes en la ilegalidad”, denuncia.

El objetivo de este movimiento es paralizar el plan de capitales canadienses. “Vamos a ser la primera comuna que parará un proyecto minero antes de que empiece, así que un llamado grande a la unidad y a que sigamos trabajando, porque esto todavía no acaba y está recién empezando”, sostiene la dirigenta.

La comunidad desafío a un expediente de protección presentado frente a la Corte de Apelaciones de Valparaíso “para que vuelvan a estudiar el tema de la participación ciudadana que fue negado.  Sabemos que esto no para el proyecto ni para los sondajes, pero sí nos da un poco de tiempo y lo atrasa”, explica.

Apoyo transversal

Por otro costado, y en un apoyo transversal, los municipios de Aconcagua solidarizaron con Putaendo y su intención de frenar el avance de la minería en la comuna, quienes encima calificaron como “inoportuna” la aprobación de los sondajes de prefactibilidad en Las Tejas, cuando la zona vive tiempos de pandemia y sequía.

La negativa frente a el sondaje minero contó con el apoyo de todos los ediles del Valle del Aconcagua: Nelson Venegas, de Calle Larga; Patricio Freire, de San Felipe; Manuel Rivera Martínez, de Los Andes; Edgardo González, de Llay Llay; René Mardones de San Esteban; Claudio Zurita de Santa María; Pedro Caballería, de Rinconada de Los Andes; Luis Pradenas, de Panquehue y el corregidor subrogante de Putaendo, Fabián Muñoz Díaz.

En cuanto al oficio presentado por el parlamentario Diego Ibáñez, el intendente de la Región de Valparaíso y el regidor provincial no se han referido respecto al tema. No obstante, desde Convergencia Social (CS) sostienen que las autoridades tienen 30 días hábiles para pronunciarse.