¿Qué dice de tu personalidad tu forma de caminar?

0
536
loading...

Si vieras a un hombre entrar a un bar con el estilo del actor John Wayne, es muy probable que lo describieras como seguro y rudo.

O a lo mejor, pensarías que se trata de una imitación acartonada y cómica de un vaquero.

En cualquier caso, seguro que al verlo sacarías unas conclusiones inmediatas sobre su personalidad, basándote tan solo en su guisa de caminar.

Durante décadas los psicólogos han estudiado nuestras reacciones en este tipo de situaciones.

Pero, ¿efectivamente son acertadas?

¿Qué características de la personalidad podemos deducir de la forma de transcurrir de una persona?

Primeras investigaciones

Una de las primeras investigaciones científicas sobre la relación entre el caminar y la personalidad fue publicada en 1935 por el psicólogo Werner Wolff.

En su estudio filmó a cinco hombres y tres mujeres sin que lo supieran, mientras realizaban una prueba de propalar aros. Los sujetos vestían overoles de trabajo, que impedían que se vieran características adicionales sobre sus respectivas personalidades.

Luego, los participantes en la investigación tuvieron la oportunidad de ver las grabaciones, que habían sido previamente editadas para ocultar sus cabezas, y se les pidió que hicieran interpretaciones de la personalidad de cada uno de ellos de acuerdo a la forma en la que se movían.

Wolff encontró que los participantes sacaron conclusiones sobre los demás basándose en la guisa en la que caminaban, y que muchas veces coincidían entre sí.

Por ejemplo, la descripción dada por los participantes sobre el individuo identificado con el número 45, incluía las siguientes frases:

“Pretencioso”.

“Alguien que busca atraer atención a cualquier precio”.

“Deliberadamente vanidoso, desesperado por ser admirado”.

“Internamente inseguro, aunque intenta aparentar seguridad ante los demás”.

“Aburrido, de alguna forma servil, inseguro”.

Fue asombroso cómo los participantes formaron esos juicios sobre cada individuo.

Sin confiscación, el estudio tenía fallas, como el hecho de que algunos de los participantes se conocían entre sí, aunque era difícil identificar a cada quien en los videos.

Los experimentos modernos son más sofisticados, y la tecnología permite elaborar el caminar de una persona en un punto de luz en un fondo molesto, o puntos blancos que demuestren la movilidad de cada parte del cuerpo humano.

De esta forma quedan fuera otros utensilios y nos podemos concentrar en lo que nos dice el movimiento al caminar.

Oscilar o menear

En los abriles 80, psicólogos estadounidenses determinaron dos grandes formas de caminar, a través de experimentos con sensores de luz conectados al cuerpo de los individuos: un modo más tierno y uno más vetusto.

El primero implica un ritmo más dinámico, más vaivén de las caderas, movimiento de brazos más acentuado y los pasos más rápidos; mientras que el segundo es rígido y premioso, con el cuerpo más inclinado alrededor de delante.

Por otra parte, los observadores asumieron que las personas que caminaban con un estilo vivaz, eran más felices y más potentes.

Este fue el caso incluso cuando la etapa se hizo más vistoso al descubrírseles la cara y el cuerpo de los participantes en los experimentos.

No es lo que parece

Para profundizar en la verdad de estas observaciones basadas en el caminar, un estudio realizado por investigadores británicos y suizos publicado hace unos abriles, planteó la comparación entre la descripción que hacen las personas sobre sí mismas, con la que se formaban otros individuos basándose en los sensores de luz cuando los sujetos se movían.

Los resultados coincidieron con estudios anteriores sobre los dos grandes estilos de caminar, aunque los describieron de forma un poco distinta:

  • El primer estilo es más extrovertido, despreocupado, cálido, confiable, y con un cierto toque intrigante, de acuerdo con los observadores.
  • El segundo fue percibido como calmoso, relajado, que transmite estabilidad emocional.

Pero lo más importante de la investigación es que evidenció que los juicios de los observadores estaban equivocados: estos dos estilos diferentes para caminar efectivamente guardaban relación con los rasgos mencionados por las personas cuando describieron su propia personalidad.

El mensaje central de estas investigaciones es que tratamos la guisa de estar de una persona como si fuese su cara, estilo de vestir o su acento al cuchichear.

La evidencia demuestra que aun cuando nuestras percepciones funcionan proporcionadamente con los rostros, solemos equivocarnos al interpretar el caminar.

Un toque siniestro

Más allá de lo seguros o inseguros que parecemos al caminar, hay un ambiente más inquietante en lo que proyectamos: el hecho de ser percibidos como vulnerables.

Algunos de los primeros hallazgos en estos estudios mostraron que los hombres y las mujeres con unas zancadas más cortas, y con un abaniqueo más pequeño y tranquilo de los brazos a pie, tienden a ser vistos como más vulnerables (nótese la similitud con el estilo de caminar de más existencia encontrada en la investigación de la personalidad).

Un estudio japonés suficiente inquietante, publicado en 2006, agregó más fundamentos sobre este punto.

El examen pedía a un asociación de hombres afirmar qué tan probable era que charlaran con intenciones de seducir o inapropiadamente tocar a diferentes muchachas jóvenes, vistas en una pantalla a través de los sensores de luz y movimiento.

En saco al caminar de las mujeres, los hombres decían sentirse más propensos a hacer avances indeseados en dirección a las mujeres con rasgos de personalidad más vulnerables, tales como ser más introvertidas y emocionalmente inestable.

Esta característica adquiere un peculiaridad estremecedor si se tiene en cuenta que otras investigaciones demuestran que sujetos que se encuentran en prisión, con amplios registros por conductas psicópatas, son particularmente precisos al detectar a personas que han sido atacadas en el pasado, solo con ver un video de ellas caminando.

Esto concuerda con evidencia aportada en casos dramáticos como los del perjudicial en serie Ted Bundy, quien dijo que podía “identificar a una víctima por la forma como caminaba por la calle”.

Cuidado con imitar

Estas investigaciones traen a colación otro tema de estudio: ¿podemos adaptar nuestra forma de movernos, para cambiar la percepción que proyectamos a los demás?

Algunos estudios sugieren que puedes instruirse a caminar de cierta forma que transmitas un mensaje de invulnerabilidad: pasos rápidos, largas zancadas y fuertes movimientos de los brazos.

Esto ha sido una recomendación para las mujeres en ambientes menos seguros.

No obstante, los psicólogos que han estudiado los perfiles de personalidad asociados con estos estilos de rozar, dicen que no hay claridad sobre la posibilidad de memorizar aspectos específicos del caminar.

De modo que lo más recomendable es no empeñarse con mucha intensidad en parecer ser otro, porque lo más probable es que termines siendo una imitación cómica de John Wayne.

 


Fuente:T13.cl

loading...