Qué es Antifa, el grupo que está en pie de guerra contra los supremacistas blancos en Estados Unidos

0
526
loading...
loading...

El fresco homicidio de una manifestante y la ola de violencia que se desató el fin de semana en la ciudad estadounidense de Charlottesville, Virginia, y han sido atribuidos a grupos de extrema derecha que protestaban contra la propuesta de remover la estatua del polémico militar Robert E. Lee, héroe de los confederados en la erradicación civil.

  • Quién fue el polémico común Robert E. Lee, cuya estatua está en el centro de las marchas de supremacistas blancos que desataron la violencia en Charlottesville
  • Ku Klux Klan, neonazis y Alt-right: ¿cuáles son los principales grupos de supremacía blanca de Estados Unidos y cuántos seguidores tienen?

El presidente Donald Trump fue criticado el sábado cuando dijo que hubo violencia de “muchos lados” en Charlottesville y no condenó explícitamente a los grupos que organizaron la marcha.

Pero este lunes, bajo una intensa presión política y de grupos sociales, Trump se refirió abiertamente a los causantes de la violencia, el Ku Klux Klan, los supremacistas y los neonazis, asegurando que “el racismo es maldad“.

  • Donald Trump condena la violencia de supremacistas blancos tras las críticas a sus palabras sobre el ataque en Charlottesville

Sin confiscación, grupos conservadores han planteado que los miembros de Antifa (abreviación de movimiento antifascista) todavía fueron responsables de los incidentes.

Adicionalmente, han criticado a los medios de comunicación por poseer mostrado una tendencia a razonar a los militantes del especie, sólo porque luchan contra los supremacistas y su “odiosa” ideología que promueve la superioridad de los blancos sobre las demás razas.

  • Quién es el sospechoso de arrollar a los manifestantes que protestaban contra supremacistas blancos en Charlottesville

¿Contra qué luchan?

Los miembros de este movimiento antifascista han concreto oponerse a todas las formas de racismo y sexismo y a las políticas del gobierno de Trump contra la inmigración y los musulmanes.

Aunque el asociación ha sido catalogado por analistas de distintos sectores como una estructura de izquierda o de extrema izquierda, sus miembros se han focalizado en guerrear contra la ideología de extrema derecha, más que en promover iniciativas que representen a un sector determinado del sistema político.

A diferencia de los movimientos o los partidos de izquierda convencionales, el montón no investigación conseguir cuotas de poder ganando elecciones o influyendo en la aprobación de leyes en el Congreso.

Con un resistente discurso anticapitalista, sus tácticas han sido relacionadas con las de grupos anarquistas, más que con la izquierda tradicional.

En este sentido, Antifa no reniega sobre el uso de la violencia como un método válido para protestar en las calles, incluyendo la destrucción de propiedad privada y, en ocasiones, la violencia física contra sus oponentes.

  • “Señor presidente, llamemos a la maldad por su nombre”: las críticas a Trump por su tardanza en condenar a los supremacistas blancos por la violencia en Charlottesville

En el posterior tiempo han participado en manifestaciones contra el líder de extrema derecha Milo Yiannopoulos, en protestas violentas el día en que Trump llegó a la Casa Blanca y en los incidentes en Charlottesville.

Tan antiguo como los nazis

Los miembros de Antifa forman parte de grupos muy diversos en distintos países, aunque aparentemente los más activos se encuentran en Estados Unidos, Reino Unido (bajo el nombre de Anti-Fascist Action) y Alemania (Antifaschistische Aktion).

En el caso teutón, el movimiento fue fundado en 1932 como un camarilla de ultraizquierda creado para guerrear contra los nazis.

Un año posteriormente, luego que Adolfo Hitler asumiera el control de Parlamento, fueron desarticulados y alrededor de fines de la término de los 80 se reorganizaron en respuesta a la creación de grupos neonazis tras la caída del pared de Berlín.

Manifestantes en Charlottesville, Virginia, Estados Unidos.

La sufragio de Donald Trump parece acaecer impulsado una especie de resurgimiento del movimiento Antifa, que incluso ha desarrollado nexos con algunos grupos anarquistas.

Según James Anderson, miembro del popular sitio web antifascista It’s Going Down, el interés del manifiesto en portal ha crecido desde la aparición de magnate republicano a la Casa Blanca.

En 2015 tenía 300 visitas diarias y ahora tiene en torno a de 15.000. Más aún, posteriormente de los incidentes en Charlottesville, su cuenta de Twitter ha sumado 2.000 seguidores nuevos.

“Estamos frente a un gigantesco punto de inflexión. Se trata de poder popular. Este es un movimiento abierto que busca integrar a una amplia variedad de personas”, dijo Anderson.

Blanco de ataques

Lo cierto es que tal como ha crecido el interés en el movimiento, asimismo han aumentado las críticas.

Antifa se ha convertido en el blanco de ataque de grupos conservadores y de extrema derecha. Por ejemplo, el comentarista Erick Erickson, de la esclavitud Fox News, ha escrito en su blog que “Antifa y los supremacistas blancos son dos caras de la misma moneda“.

Y hace pocos días cerca de 100.000 personas firmaron una petición para que Trump clasifique a Antifa como una estructura terrorista.

Hasta ahora resulta prácticamente increíble aprender cuántas personas son miembros activos del movimiento, donado que asiduamente se comunican por redes sociales de guisa espontánea.

Es probable que, a partir de los últimos hechos de violencia, Antifa permanezca en el radar de la prensa, los analistas y los servicios de seguridad en distintas partes del mundo.

loading...