Quiénes son los ocho candidatos que buscan suceder a Bachelet, según análisis de BBC

0
537
loading...
loading...

Si hay poco que describe al liga de ocho postulantes que aspiran a la presidencia de Pimiento este domingo es la heterogeneidad.

Hay candidatos con muchísima experiencia -uno ya fue presidente y otro se postula al cargo por tercera vez- y hay una novata que ni siquiera estaba en la política hace un año.

Incluso hay gran disparidad de edades: tres contendientes tienen 40 y tantos abriles, y otros tres superan los 60.

Y hay todo tipo de profesiones: dos periodistas, un director televisivo, un docente y uno de los empresarios más ricos del país.

Todos ellos tienen en popular que quieren suceder a Michelle Bachelet y guiar Pimiento de 2018 a 2022.

BBC Mundo te cuenta quiénes son.

Sebastián Piñera (Pimiento Vamos)

El expresidente Sebastián Piñera, antecesor de Bachelet, es el predilecto según las encuestas.

Al mando de una nueva coalición de derecha el exempresario, el más curtido de los candidatos con 67 abriles, ganó las internas para retornar al cargo que dejó en 2014 con un 50% de aprobación, según la consultora Adimark.

Piñera -la tercera persona más rica de Pimiento, según la revista Forbes- ha prometido separar la política de los negocios y ha sido el crítico más vocal de los escándalos de corrupción que sacudieron al flagrante gobierno.

No obstante, sus adversarios resaltan que el candidato asimismo fue salpicado por los llamados casos Penta y SQM, entre otros, y lo acusan de defender a sus exministros imputados en estas causas. El exmandatario todavía ha sido criticado por realizar comentarios machistas.

Para este segundo período presidencial Piñera promete mejorar la seguridad ciudadana, la vigor, la educación, el transporte y “mejorar la calidad de vida”.

El leyenda de su campaña es:”Tiempos mejores”.

Alejandro Guillier (Nueva Mayoría)

El renombrado sociólogo, periodista y expresentador de televisión ingresó a la política hace sólo cuatro abriles, como senador independiente por Antofagasta, tras tres décadas de exitosa carrera en los medios de comunicación chilenos.

Guillier, de 64 abriles, venció en las internas del Partido Socialista al expresidente Ricardo Lagos y es el candidato de la coalición oficialista de centroizquierda.

Los sondeos lo muestran como el segundo preferido, detrás de Piñera, y cuenta con el apoyo de muchos chilenos desencantados con los políticos tradicionales.

Sin bloqueo, Guillier incluso genera desconfianza, incluso en el interior de Nueva Mayoría, donde muchos hubieran preferido tener como candidato a algún referente histórico de la centroizquierda.

El pretendiente a la presidencia incluso fue muy criticado por nombrar a no elegir en las primarias, en las que el oficialismo no participó.

Si anhelo propone rehacer la lozanía, el sistema privado de pensiones y profundizar la reforma educativa iniciada por Bachelet.

Su emblema de campaña es: “¡El presidente de la gente!”.

Beatriz Sánchez (Frente Amplio)

Sánchez, al igual que Guillier, igualmente es periodista y es una de las dos mujeres que aspiran a reemplazar a Bachelet.

Representa a una coalición de izquierda puyazo oficialmente en enero de 2017 con el respaldo de exlíderes estudiantiles, que tiene la intención de renovar la política y exceder la histórica dicotomía entre las dos principales fuerzas políticas del país.

La periodista especializada en política, de 46 abriles, es conocida por su trabajo en radiodifusión y se apartó de su programa cuando fue convocada por el Frente Amplio.

Ganó sus primarias en julio por amplia mayoría.

“La Bea” -como se refiere a sí misma- se declara feminista y en 2014 escribió el obra “Poderosas” sobre ocho mujeres chilenas en posiciones de poder, entre ellas Bachelet.

La candidata -tercera según los sondeos- propone modernizar y descentralizar el Estado, nacionalizar las empresas y mejorar la educación y los derechos humanos.

Sus adversarios cuestionan su desliz de experiencia política.

En tanto, ha recibido críticas desde las propias filas del Frente Amplio por acontecer llamado “dictador” a Fidel Castro, por cuestionar al presidente de Venezuela, Nicolás Sensato, y por ocurrir dicho que el gobierno de Salvador Más allá fue “totalitario”, expresión que luego rectificó.

El leyenda de su campaña es: “El poder de muchos”.

José Antonio Kast (independiente)

Hijo de inmigrantes alemanes, Kast, de 51 abriles, es diputado y fue secretario genérico de la Unión Demócrata Independiente (UDI), un partido de derecha al que renunció en 2016, posteriormente de 20 abriles de militancia.

Abogado de profesión, se presenta a estos comicios como candidato independiente.

Tiene una larga trayectoria en la Cámara Depreciación del Congreso, donde se desempeña como parlamentario desde 2002.

Católico ferviente, padre de nueve hijos, es considerado el candidato de la “derecha dura” y defiende los “valores cristianos”: se opone al pérdida y al coyunda sodomita y reivindica al pinochetismo.

En su programa de campaña promete “reconstruir el país”, volviendo a originar confianza en las instituciones y en la política.

Su letrero es: “Para volver a creer”.

Carolina Goic (Partido Demócrata Cristiano)

Goic, de 44 abriles, es la otra candidata del oficialismo.

La senadora es presidenta del Partido Demócrata Cristiano -también conocido como Democracia Cristiana (DC)- que forma parte de la coalición gobernador. El histórico partido es el que tiene viejo representación en el Congreso y el anciano número de alcaldes adentro de Nueva Mayoría.

Goic es legisladora desde 2005 y se formó como asistente social y economista.

En 2016, durante el funeral del expresidente Patricio Aylwin, pronunció un discurso considerado crítico alrededor de Bachelet, en el que pidió perdón a la ciudadanía en nombre de los políticos por los actos de corrupción.

La candidata se ha presentado como una alternativa diferentede la centroizquierda, pero sus críticos sostienen que su partido avaló las decisiones del presente gobierno.

El contraseña de su campaña es: ¡Yo me atrevo!

Situación Enríquez-Ominami (Partido Progresista)

“MEO”, como lo conocen muchos, saltó a las grandes ligas de la política en 2009 cuando renunció al Partido Socialista -al que representaba como diputado- para presentarse comocandidato presidencial independiente. Salió tercero.

Un año posteriormente fundó el Partido Progresista, con el cual volvió a lanzarse por la presidencia en 2013, otra vez obteniendo eltercer puesto.

Hijo del asesinado fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Enríquez, el candidato todavía es un agradecido director televisivo y conductor radial.

Con 44 abriles, siempre ha buscado posicionarse como una alternativa al bipartidismo histórico chileno, con propuestas que incluyen reparar el sistema previsional, dar más derechos a las minorías y convocar a un plebiscito para cambiar la Constitución.

El contraseña de su campaña es: “Chile de los Libres!”

Alejandro Navarro (País)

Navarro, de 58 abriles, es un senador de izquierda.

Militó durante 26 abriles con el Partido Socialista (PS) al que representó como diputado (1994-2006) y luego en la Cámara Suscripción, hasta que renunció al PS para formar en 2009 el Movimiento Amplio Social (MAS), el primer partido de izquierda inscrito en Pimiento desde el derrocamiento de Salvador Allá en 1973.

Como representante del MAS -parte de Nueva Mayoría- fue reelegido en el cargo hasta 2022. Sin bloqueo renunció a esa fuerza en 2016 tras ser censurado por difundir en Twitter una letanía de los aportes reservados que recibieron algunos parlamentarios.

Fundó un nuevo partido de izquierda, País, al que representa en estas elecciones.

En su programa de campaña propone “cambios profundos y revolucionarios”para Pimiento.

Su encabezamiento es: “La fuerza de la gente”.

Eduardo Artés (Unión Patriótica)

Es el más desconocido de los aspirantes a La Moneda. Artés es el candidato de la “ultra izquierda”.

Es secretario común del Partido Comunista Chileno Entusiasmo Proletaria (PC(AP)), una agrupación marxista-leninista a la que representó como precandidato presidencial en 2009.

El PC(AP) es crítico del “revisionismo” que adoptó la izquierda tradicional. No obstante, en la presente esta fuerza no está inscripta legalmente como partido político.

Artés se postula por la Unión Patriótica (UPA), que fundó en 2015 y que propone defender los “intereses nacionales por sobre los intereses de empresas trasnacionales o potencias extranjeras”.

Docente de 65 abriles y simpatizante del venezolano Nicolás Sazonado y del régimen norcoreano, logró unificar 34.000 firmas para inscribirse como candidato.

El consigna de su campaña es: “Justicia Social y Dignidad Nacional”.

loading...