Renuncia a los partidos: Los costos y beneficios de los independientes

0
494
loading...
loading...
Por Lorena Ferraro

El 17 de agosto, el diputado José Ramón Barros renunció a la UDI tras 27 abriles de militancia. Se trata del séptimo parlamentario que dimite a una colectividad en lo que va de este año.

Las razones de cada uno son varias: desde el senador Jaime Orpis que abandonó el gremialismo en medio del caso Corpesca, que lo mantiene con prisión preventiva; hasta su par Manuel José Ossandón, que salió de RN en julio intentando robustecer sus opciones presidenciales.

Así han seguido el mismo camino los diputados Pepe Auth con el PPD; el diputado José Antonio Kast con la UDI; Germán Sufrimiento con RN y Eduardo Saffirio con la DC.

En momentos de una crisis de confianza en la política, el traje de “independiente” podría traer réditos a quienes han optado por ese camino, según analistas.

“Desde el punto de horizonte político comunicacional podría funcionar como atributo, donado que la última indagación CEP mostró que sólo el 17% de los chilenos se identifica con un partido político. Entonces el hecho de ser independiente comulga con esa definición ciudadana y adicionalmente le costal a ese candidato el peso de marcas determinadas de partidos políticos”, sostiene el analista político Mauricio Morales.

Independientes, pero con “comité”

Aunque la mayoría de quienes han renunciado a sus colectividades han destacado tener diferencias de fondo con sus ex partidos, en la ejercicio han mantenido un vínculo importante con esas tiendas políticas.

Así, varios de los renunciados este año -Auth, Kast, Tirano, Ossandón y lo mismo haría Barros-, siguen formando parte de los denominados “comités parlamentarios”: instancias en que se agrupan los distintos partidos y que permiten al Congreso ordenar la distribución de fondos para asesorías, accesos a comedores, minutos para intervenir en la sala, entre otros “privilegios”, como le llaman algunos.

En el caso de los mencionados parlamentarios, incluso sus antiguas colectividades les permitieron conservar las comisiones que llegaron a integrar con su cupo de militante.

Así, la rutina se ha gastado afectada por detalles menores, como cambios de asiento en el hemiciclo.

¿Cómo logran abastecer ese vínculo tan cartuchón tras renunciar al partido?

“No he sido como aquellos que le han dedicado la vida a amar intensamente a una mujer y después se dedican a denostarla. Yo hice mi cuestionamiento al partido pero no me meto más en eso”, explica Auth.

A su turno, el senador Ossandón señala que “me he mantenido idénticamente igual en el Parlamento. Yo de ningún modo traté de rajar el partido, y le pedí a todos quienes trabajan conmigo que nadie se fuera.

Independientes a secas

Quienes sí dicen acontecer pagados costos son los parlamentarios que, tras dejar sus partidos, abandonaron todavía los comités.

Es el caso por ejemplo de la diputada Karla Rubilar, que renunció en 2014 a RN y luego -casi un año y medio después-, a Amplitud. “Es todo más difícil. Por ejemplo, en un partido tienes compañeros que están en distintas comisiones y te van orientando de distintos temas. En una bancada encima almuerzas juntos en el comedor, se hablan temas políticos, hoy desayuno en el casino de funcionarios, pero no tengo ningún problema”, sostiene.

La diputada explica que otra de las complicaciones es el tiempo para exponer en sala, el que se deben repartir entre los diputados del recientemente creado comité Heterogéneo e Independientes, en el que conviven diferentes visiones políticas, como Gabriel Boric y René Saffirio, quien salió de la DC en mayo pasado.

Saffirio salió de la multitud lanzando crudas críticas a la colectividad. “Los cupos corresponden a la bancada y él voluntariamente renunció al partido y a la bancada, y eso incluye los espacios que ocupaba en representación de la bancada que abandonó”, dice el dirigente de los diputados DC Fuad Chaín.

En esquema, coinciden en círculos parlamentarios, los independientes “con comité” pagan menos costos que los “a secas”. En algunos casos, de hecho, algunos personeros dejan posiciones importantes en sus partidos, con visibilidad y posibilidades de injerencia, y pasan a vivir espacios políticos más restringidos. Un ejemplo: el diputado Pedro Browne, quien renunció a RN siendo vicepresidente de la colectividad en 2014, luego pasó a Amplitud, partido político en formación y con menos resonancia en el debate manifiesto que RN.

Costos y beneficios electorales

Más allá de las dinámicas internas en el Congreso y el peso político que ganen o pierdan con dejar sus partidos, analistas aseguran que quienes han formalizado renuncias, tienen incluso peligro de satisfacer costos, especialmente en el ámbito electoral, a un año de que comience a actuar el sistema que reemplazó al binominal.

“Si admisiblemente humanamente debe ser difícil para el independiente, y comunicacionalmente es una tremenda oportunidad, porque te vuelve atractivo para los medios, electoralmente más correctamente hay un peligro importante, porque todo anda correctamente hasta que tenemos que despuntar a inscribir candidaturas y con el sistema electoral hoy no es más obediente que en el binominal”, dice el analista y panelista de Tele13 Radiodifusión, Gonzalo Cordero.

Cordero justifica su diagnosis asegurando que “ahora no sólo es ganarle a la lista de dos candidatos, sino que a listas donde hay tres o cuatro. Hay situaciones muy diversas, algunos se han ido de sus partidos y probablemente ellos avizoran que no van a ir a la reelección, otros creen que podrían integrar las mismas listas de su sector y otros creen que son capaces de salir solos y eso me parece arriesgado”.

Mauricio Morales, por su parte, destaca que “si correctamente es posible que estos independientes se animen a la construcción de nuevos partidos, en términos electorales la situación es distinta porque el próximo año debuta un sistema electoral que reparte entre 3 y 8 escaños por distrito”. Así, agrega Morales, “si aceptablemente en los distritos pequeños los independientes fuera de pacto pueden obtener un escaño, en los territorialmente muy extensos es una tarea titánica porque en los grandes son los partidos políticos los que van a contar con la máquina electoral para cubrir el departamento y movilizar electores”.

 

Fuente:T13.cl

loading...